Ejecuciones en Veracruz tomaron como escenario los espacios públicos

Xalapa, Ver. | 04 septiembre de 2017
Tribuna Libre.- Las ejecuciones en Veracruz han tomado como escenario los espacios públicos. El olor a sangre y el estruendo de armas largas ha sido presenciado por comensales en restaurantes, familias en centros comerciales, jóvenes que se ejercitaban en gimnasios o estacionaban sus autos en la universidad. Los feligreses también se toparon con la violencia en las puertas de sus templos.

Los crímenes que para el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares “tienen que ver con personas dedicadas a la delincuencia organizada; los ciudadanos no tienen por qué temer”, se han adueñado de los espacios públicos en siete meses de su administración.

Se enlistan diez atentados que cobraron la vida de un profesor de Educación Física, de un excandidato a la alcaldía de Coatzintla, de una niña de cinco años, de dos deportistas de alto rendimiento, de un periodista y de Juan Camilo Castagné Velasco, excoordinador estatal de la Policía Federal en Veracruz.

Corría el mediodía del 24 de junio en el restaurante familiar La Bamba -el más prestigiado en el municipio de La Antigua- Juan Camilo Castagné Velasco degustaba mariscos junto a dos de sus oficiales de confianza cuando un grupo de hombres armados quemaron cartucho contra ellos sembrando el pánico entre los comensales.

El cuerpo del excoordinador de la Policía Federal quedó tendido sobre el piso, donde decenas de clientes -familias entre ellos- se refugiaron por varios minutos, otros corrieron despavoridos mientras los homicidas huían a bordo de camionetas blindadas.

En Córdoba, el 08 de marzo Iliana M.S, de 20 años, y su novio Jorge A. C, salían del gimnasio IDM, ubicado en la entrada de la ciudad cafetalera, cuando fueron agredidos con arma de fuego por sujetos desconocidos, quienes tras cometer el ilícito, se dieron a la fuga a bordo de motocicletas.

Algunos jóvenes que también salían de ejercitarse vieron colapsar a las víctimas en el pavimento, otros prefirieron resguardarse en los baños, detrás de aparatos para hacer deporte, hasta que las autoridades resguardaron el lugar.

Once días más tarde, el 19 de marzo en Yanga Veracruz, murió el primer periodista de la administración de Miguel Ángel Yunes Linares. Ricardo Monlui Cabrera, director del periódico en línea www.elpolitico.com.mx , fue emboscado por sujetos armados cuando terminaba de desayunar junto a su familia en una fonda a la que cada fin de semana acudía a comer memelas.

El 10 de abril en Coatzacoalcos, el sonido de armas largas sepultó el silencio en el interior de la parroquia San Felipe de Jesús. Mientras en el del templo el sacerdote predicaba la homilía, en la calle dos hombres y una mujer morían desangrados producto de una agresión con arma de fuego. “Te pedimos, señor por las almas que se acaban de perder”, culminó el padre la misa del Domingo de Ramos.

La muerte también tuvo permiso en el mercado Malibrán, el 15 de junio en el puerto de Veracruz. Eloy Castro Cruz, de 26 años, fue acribillado frente a una verdulería localizada sobre la avenida Miguel Alemán, en la colonia Adolfo López Mateos.

El 08 de julio, un hombre fue baleado a las afueras de la tienda Costco, en Xalapa. De acuerdo con testigos, clientes de la cadena comercial, sus agresores huyeron de un vehículo color blanco. La muerte agonizante de la víctima fue grabada por personas en sus redes sociales, el hombre murió de nueve disparos en su contra.

Agosto registró en 31 días cuatro crímenes que cimbraron a la sociedad veracruzana. El primero se practicó en Poza Rica, el 15 de agosto, donde Armando Violante Herrera, excandidato a la alcaldía de Coatzintla, por el Partido Acción Nacional (PAN), fue ultimado a balazos junto a otras tres personas.

El crimen se cometió en el interior del hotel Cristal, en el corazón del municipio petrolero. Testigos refirieron que Violante Herrera -de oficio abogado- acudió a desayunar a dicho sitio custodiado por sus escoltas, cuando sujetos armados abrieron fuego contra ellos. Tres de los agredidos murieron al instante una más camino a recibir las atenciones médicas.

El 19 de agosto, en el estacionamiento de Plaza Crystal, en el municipio de Córdoba, una niña de cinco años, murió junto a su padrastro en una emboscada que sufrieron en el interior de un vehículo particular. La muerte fue presenciada por clientes del centro comercial, quienes grabaron con sus celulares los lamentos de la madre quien pedía auxilio pata la menor de edad, quien murió camino a recibir atención médica.

Ante estos hechos, Yunes Linares generó controversia al declarar que la Fiscalía General del Estado no descartaba abrir una carpeta de investigación en contra de su madre -quien también resultó herida- por el delito denominado omisión de cuidado, al señalar que sabía que su pareja portaba un arma y formaba parte de la delincuencia organizada. De igual forma relacionó a la madre con un presunto jefe de plaza asesinado junto a otros tres en el bar La Botana, en Orizaba.

En Nanchital, al sur de Veracruz, un taxista fue ultimado a balazos en el estacionamiento de la Universidad Tecnológica del Sureste de Veracruz, el 25 de agosto. El crimen fue presenciado por alumnos y trabajadores del plantel educativo.


La violencia también alcanzó a la comunidad deportiva en Veracruz. La mañana del martes 29 de agosto René Moctezuma Hernández -profesor de Educación Física- fue asesinado en el interior de su vehículo mientras se estacionaba a una cuadra de su trabajo. Murió en las calles de Xalapa, a las ocho horas, cuando sus alumnos de segundo grado ya esperaban su clase. 
Comparte ésta noticia:
 
Copyright © 2011. Tribuna Libre Noticias - All Rights Reserved
Con el libre derecho de hablar con apego a derecho | Periodismo: Objetivo, Plural, Investigación, Critica, Polí­tica...
Webmaster
Página Web Diseñada por: Lachito.com