Feminicidio 83 en Puebla, sólo de 2017: el chofer llevó a un motel a Mara Castilla, y allí la asesinó

* La Fiscalía del estado no dio detalles del crimen de Mara, pero sí confirmó que fue el chofer de Cabify quien la asesinó en un hotel cercano al domicilio de la joven el mismo día que la secuestró.  La empresa de transporte privado ofreció sus condolencias a la familia de la joven estudiante y exigió castigar con todo el peso de la ley a Ricardo Alexei, quien hasta el momento se encuentra en prisión preventiva. Pero voces en las redes sociales se preguntan cuál es la responsabilidad de la empresa, que se ha vendido como “segura” y como “opción” a los taxis tradicionales.

*Apenas los días 9 y 10 de septiembre se cometieron los feminicidios 81 y 82 en Puebla. El primero fue el de Giselin López. Fue hallada sin vida en el cruce de la autopista Tlaxco-Tecojotal y la carretera federal Zacatlán-Huauchinango a la altura del municipio de Zacatlán, Puebla. Tenía 30 años y seis meses de embarazo. Pertenecía a la Policía Municipal.

*Luego, una mujer que apareció con cortes en el cuello y el rostro dentro de una casa deshabitada en el municipio de Santa Rita Tlahuapan.

Puebla, Pue. | 16 septiembre de 2017
Tribuna Libre.- Ricardo Alexei, el chofer de Cabify, llevó a Mara Castilla a un motel, donde la mató, después la regresó al vehículo y la tiró en el lugar donde el cuerpo de la joven fue hallado, confirmó esta tarde la Fiscalía del Estado.

Mara Castilla es la víctima 83 de feminicidio en Puebla, sólo este año. Su cuerpo fue localizado a las 13 horas de este viernes en una barranca en la zona Xonacatepec y Barranca Honda, en los límites de Puebla y Tlaxcala.

Apenas los días 9 y 10 de septiembre se cometieron los feminicidios 81 y 82 en Puebla. El primero fue el de Giselin López, hallada sin vida en el cruce de la autopista Tlaxco-Tecojotal y la carretera federal Zacatlán-Huauchinango a la altura del municipio de Zacatlán. Tenía 30 años y seis meses de embarazo. Pertenecía a la Policía Municipal.

Después fue el de una mujer no identificada, que apareció con cortes en el cuello y el rostro dentro de una casa deshabitada en el municipio de Santa Rita Tlahuapan.

En conferencia de prensa, el Fiscal del estado informó que el pasado 8 de septiembre el chofer de Cabify llevó a Mara a su domicilio, sin embargo, como lo comprobó una cámara de seguridad, la joven nunca descendió del vehículo, por lo que se cree que pudo haberla dormido.

Posteriormente, se la llevó al motel El Sol, en la 11 Sur, ceca del domicilio de Mara, donde la mató. Envolvió su cuerpo en sábanas y después la subió al vehículo. Luego condujo hasta el punto donde fue localizada la estudiante.

Después de asesinar a Mara, Ricardo Alexei volvió a su casa, en San Cosme Xalostoc, Tlaxcala.

De acuerdo con la información recabada, Ricardo Alexei tenía aproximadamente un mes siendo conductor del servicio de transporte privado. Tras cometer el crimen, se quedó con el teléfono móvil de Mara, con el que las autoridades lograron localizarlo esta semana.

El Fiscal aseguró que este crimen se tipificaría como feminicidio. Pero hasta esta mañana, el chofer seguía en prisión preventiva por el delito de privación ilegal de la libertad.

El titular de la Fiscalía descartó que el caso esté relacionado con trata de personas y que terceras personas hayan participado. Las autoridades ministeriales tienen la sabana del hotel con el logotipo como una de las pruebas que implican a Ricardo Alexis N.

Un rastro de sangre en la habitación y el faltante de la sabana además de los videos confirman la estancia de Mara y el chofer.

La empresa de transporte privado ofreció sus condolencias a la familia de la joven estudiante y exigió castigar con todo el peso de la ley a Ricardo Alexei, quien hasta el momento se encuentra en prisión preventiva. Pero voces en las redes sociales se preguntan cuál es la responsabilidad de la empresa, que se ha vendido como “segura” y como “opción” a los taxis tradicionales.

El secuestro de la joven estudiante de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) ha desatado una ola de indignación no sólo en Puebla, sino en todo el país. La estudiante tomó un taxi Cabify que, se supone, son seguros, pero nunca llegó a su casa. Desapareció y la policía no tardó días en establecer por qué, cómo y en dónde estaba.

El caso también ha desatado un debate sobre ese tipo de transporte, que se vendió como seguro y así entró a las ciudades de casi todo el país. Pero esa afirmación se ha derrumbado con el caso de Mara Castilla y con otros: los ciudadanos tampoco están seguros en los servicios de transporte personalizados.

La UPAEP se pronunció ayer en contra de la violencia creciente en Puebla. Exigió una investigación a fondo del caso y la aparición de la estudiante. Por desgracia, esta mañana ya estaba muerta.

“Hace una semana Mara Fernanda Castilla Miranda, estudiante de Ciencias Políticas de la UPAEP, fue privada de su libertad y hasta este momento no sabemos dónde está, ni en qué condiciones se encuentra. Sólo sabemos que fue arrancada de su familia, de su entorno y de la universidad”, expresó la casa de estudios en un comunicado.

Agregó que ante la escalada de inseguridad y violencia que continúa en el estado, gobernador por panista Antonio Gali Fayad, “la comunidad universitaria exige la acción pronta y expedita de la justicia” para que la joven de 19 años regrese con bien a su hogar.


Ayer, los compañeros de Mara salieron por las calles aledañas a la Fiscalía y al campus de la casa educativa para exigir la aparición de Marca Castilla. 
Comparte ésta noticia:
 
Copyright © 2011. Tribuna Libre Noticias - All Rights Reserved
Con el libre derecho de hablar con apego a derecho | Periodismo: Objetivo, Plural, Investigación, Critica, Polí­tica...
Webmaster
Página Web Diseñada por: Lachito.com