¿Qué dijeron los candidatos sobre derechos de migrantes en el debate presidencial de Tijuana?


Tijuana, B.C. | 21 mayo de 2018
Tribuna Libre.-  A Tijuana, una de las fronteras más calientes del mundo por el alto volumen en el cruce de mercancías entre Estados Unidos y México y también por el tráfico de personas y drogas, los candidatos intentaron definir sus posiciones en la política exterior y protección a migrantes que mantendrán en caso de llegar a Los Pinos, pero sobretodo en cómo manejar la relación con el presidente Donald Trump.

En el segundo debate presidencial, de 120 minutos, el tema de los derechos de los migrantes estuvo más álgido de lo esperado para los cuatro aspirantes a suceder a Enrique Peña Nieto en Los Pinos.

Ricardo Anaya Cortés, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez Calderón tuvieron que responder a preguntas muy incómodas de los dos moderadores y de seis de las 42 personas del público que conformaron la audiencia en la Universidad Autónoma de Baja California, un ejercicio realizado por primera vez en la historia de los debates presidenciales mexicanos.

A Tijuana, una de las fronteras más calientes del mundo por el alto volumen en el cruce de mercancías entre Estados Unidos y México y también por el tráfico de personas y drogas, los candidatos intentaron definir sus posiciones en la política exterior y protección a migrantes que mantendrán en caso de llegar a Los Pinos, pero sobretodo en cómo manejar la relación con un presidente estadounidense, Donald Trump, ampliamente reconocido por su racismo, xenofobia y descalificaciones hacia los migrantes -a los que recientemente tildó de “animales”- y que además ha utilizado como pretexto para mantener viva su intención de levantar un muro fronterizo; por ejemplo, cuando supo de una caravana que partió de Honduras y Nicaragua para cruzar a la Unión Americana desde Tijuana.

El Gimnasio de los Cimarrones de la UABC fue el escenario en que los cuatro candidatos se dejaron ir con más agresiones políticas que propuestas, los cómo y concordia, tanto que llegó un momento en que el segundo debate del Instituto Nacional Electoral el ambiente se tornó de crispación.

Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente

Ricardo Anaya abrió su participación en este segmento con la afirmación de que en un año aumentó en 40% el número de deportaciones de mexicanos y que el perfil de los deportados ha cambiado; ahora, dijo el candidato panista, el gobierno estadounidense empezó a regresar a sus naciones de origen a migrantes con más de 30 años de residencia en ese país.

Hizo entonces una alusión a los dreamers, los migrantes que llegaron de infantes al territorio de la Unión Americana e hicieron su vida. Reconoció que en el gobierno de Obama hubo más deportaciones, pero con la administración Trump todo puede pasar con las “ocurrencias” del presidente que hoy despacha en la Casa Blanca.

Anaya aprovechó para atacar a Andrés Manuel López Obrador de que promueve un discurso de no desdeñar lo mexicano, pero envío a su hijo a estudiar a España y de Meade señaló que cursó estudios de posgrado en Estados Unidos y ahora ataca las acciones del gobierno Trump.

El candidato panista, en una actitud beligerante, fue quien mejor supo manejar sus tiempos asignados durante el debate en Tijuana. Así fue que atacó a sus oponentes y presentó propuestas para los migrantes, como aumentar presupuestos a los consulados de México en Estados Unidos para fortalecer la protección jurídica y prometió además abrir un espacio en el Congreso de la Unión para que la voz de los migrantes se escuche entre los legisladores mexicanos.

Lanzó también un guiño a organismos multilaterales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, al decir que son instituciones “de potencia y fuerza” de donde han salido historia de éxito a favor de los migrantes.

Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia

López Obrador dijo que abatiendo la corrupción y creando nuevas fuentes de empleo se abre una oportunidad para que la migración se contenga. Sostuvo que brindar apoyo a naciones centroamericanas puede frenar en buena parte a la migración que se genera en esa región del mundo hacia los Estados Unidos y que utiliza a México como vía de tránsito.

El candidato morenista indicó que de llegar a Los Pinos nombrará a Elicia Bárcenas como embajadora de México ante la ONU para defender a los migrantes ante las actitudes que ha tomado Donald Trump sobre los migrantes. Y en territorio nacional, agregó, se crearán políticas para re-insertar a la vida laboral y social a los mexicanos que decidan volver al país; que sean miembros activos de sus comunidades de origen.

Para el también abanderado del PES y el PT, es posible convertir a los 50 consulados de México en territorio estadounidense en órganos de gestoría a favor de los migrantes y “si es necesario, vamos acudir a la ONU para defender los derechos de los migrantes (…) Con Estados Unidos, una relación de amistad, pero no de subordinación”, dijo López Obrador en un tono más amistoso, en comparación con la beligerancia de Anaya Cortés.

José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México

El segundo debate del INE pudo haber sido la oportunidad para que José Antonio Meade se luciera. En todos los temas el candidato del PRI tenía conocimiento de la materia por haber sido secretario de Relaciones Exteriores y de Hacienda.

Sin embargo, el abanderado se dedicó a cuestionar más los recursos por 3,000 millones de dólares que recibe el partido Morena del INE.

Meade indicó que está en el ámbito de las autoridades locales generar oportunidades para retener a los mexicanos a sus comunidades de origen. Las ciudades fronterizas, dijo el candidato del PRI, conocen como pocas en la República mexicana lo que es competir con sus vecinas de Estados Unidos y por ello reconoció su esfuerzo y espíritu emprendedor, pero no pudo formular alguna promesa en su favor.

En sus últimas intervenciones, despotricó contra Ricardo Anaya por atacarlo previamente con el tema de sus estudios en Estados Unidos. “Se necesita ser cínico para ser presidente de la Cámara de Diputados, sin haber logrado un resultado en beneficio de los migrantes y para venir a pontificar… se necesita ser cínico para conocer Atlanta y no los consulados”, lanzó José Antonio Meade en uno de sus momentos de brillantez.

Jaime Rodríguez Calderón, candidato independiente

El candidato independiente fue una sorpresa esta noche. Creció en comparación con el candidato priista. Dijo que es posible apoyar a los dreamers que decidan radicar en México, por ejemplo, con los 12,000 millones de pesos que gastan los partidos políticos cada año. Y cuando tuvo que opinar sobre la construcción del muro de Trump, “El Bronco” argumentó que el gobierno de México debería también cobrar a Estados Unidos por los mexicanos que se educaron en este lado de la frontera, pero los resultados los cosecha Estados Unidos por la migración de esas personas.

Estando en Tijuana, Jaime Rodríguez aprovechó para ganar simpatías y prometió más recursos para las ciudades de la frontera norte y sur, enviando 50% de los presupuestos a las plazas fronterizas para “potenciar” sus economías.

“(¿Aceptar pagar el muro?) Cobraríamos a Trump lo invertido en esos migrantes; son más de un millón que fueron educados en México, que tuvieron salud, educación, que fueron trabajados por México y ahora trabajan en Estados Unidos y no le cobramos nada”, recalcó El Bronco.

Comparte ésta noticia:
 
Copyright © 2011. Tribuna Libre Noticias - All Rights Reserved
Con el libre derecho de hablar con apego a derecho | Periodismo: Objetivo, Plural, Investigación, Critica, Polí­tica...
Webmaster
Página Web Diseñada por: Lachito.com