Columna: Termómetro Político… Entre costumbres y libertades


Luis Ignacio Lujano Rivera*| 17 septiembre de 2018
Tribuna Libre.- La rutina va generando en el ser humano muchas costumbres con el transcurso del tiempo, que incluso nos hacen ver las cosas con una normalidad incuestionable, pues hemos heredado costumbres por generaciones y a veces nosotros mismos no pertenecemos o no nos merecemos aquello a lo que nos hemos acostumbrado.

Qué costumbres recuerda Usted?  Acaso recuerda la costumbre de que los niños desde que nacen deben vestir de color azul y las niñas de rosa; que los niños deben jugar con carritos y las niñas con muñequitas y que los niños deben acompañar a su Papá para que le enseñe cosas de hombre y las niñas estar en casa con la Mamá para que aprendan a cocinar y hacer las cosas del hogar para cuando se casen.

Quizá se ha enterado de las costumbres en las comunidades alejadas donde las niñas son entregadas a hombres desconocidos que otorgan al padre de la niña una dote; o quizá haya leído en la historia de que sólo los hombres podían heredar cargos gubernamentales o herencias; y que las mujeres no tenían derecho a nada e incluso en México tuvieron derecho a votar  1950 años después de Cristo y que aún en el año 2018 todavía no tienen derecho a ser Presbíteras o Sacerdotizas en la Iglesia Católica; y aún a la fecha la hija menor es la que por costumbre no debe casarse para cuidar a su madre en su vejez.

Así como esas costumbres tan arraigadas a las que todo el mundo se acostumbró, como en los años sesentas en los que las mujeres no podían usar pantalones ni entrar a la iglesia sin cubrirse la cabeza, al día de hoy, siguen existiendo infinidad de costumbres que le restan libertades a los seres humanos, como aquella águila que se crío entre gallinas, a la que le dijeron que ella nunca volaría por ser gallina, cuando en la naturaleza de águila tenía la posibilidad sobrada de volar hasta la altura de las montañas.

De igual forma, esas “convenientes costumbres” que favorecen a grupos acreditados de poder, han hecho creer a todas “las gallinas”, que algunos designios son “divinos” o son parte de nuestro ser.

¿Quién recuerda el hecho de que el impuesto de la Tenencia vehicular sólo fue un gravamen que nos dijeron que sólo duraría UN AÑO, para soportar los gastos que se ocuparían para realizar en México la Olimpiadas, pero que convenientemente lo dejaron 50 años más y para siempre, en los Estados donde la gente no ha protestado.

Así como eso, nos hemos acostumbrado a no cuestionarnos qué es lo que pasa cuando dicen que el fondo de pensiones del ISSEMYM se quedó sin fondos: y con tal complacencia sólo pensamos “por algo será”; y si acudimos a un hospital público y nos dicen que no hay medicinas, gazas ni sábanas, sólo vemos cómo hacerle para comprar todo sin chistar; y si la gente sufre asaltos, extorsiones o el robo de sus vehículos o si nos aumentan los precios de la gasolina, gas, luz, transporte, la mayoría de gente se contenta con enojarse con el Presidente de la República, tenga o no la culpa de lo que pasa a nivel local, pero al final el conformismo es mayor, pues nos ganan las costumbres. ¿Acaso habrá la posibilidad de que dejemos de acostumbrarnos a lo que no nos gusta? ¿Usted qué opina?

*Consultor Político y Empresarial



Comparte ésta noticia:
 
Copyright © 2011. Tribuna Libre Noticias - All Rights Reserved
Con el libre derecho de hablar con apego a derecho | Periodismo: Objetivo, Plural, Investigación, Critica, Polí­tica...
Webmaster
Página Web Diseñada por: Lachito.com