Crónicas Urgentes… Prolegómenos a todo juicio sobre “un dios


“viene la hora en que ya no les hablare en comparaciones, sino que les informare con claridad acerca del padre” (juan 16:25)

Bruno Torres Antonio | 29 septiembre de 2018
Tribuna Libre.-Desde muy pequeños a los seres humanos se les enseña a ubicarse dentro de la polaridad del bien en sus hogares familiares, en sus relaciones sociales, en sus religiones y en sus programas cívicos educativos y culturales de sus localidades: En el ejercicio de lo justo, de lo bueno, de lo perfecto, de lo útil y de lo bello, con el propósito de realizar legítimamente a todo lo que conduce a los fines de una vida mejor. Y este proceder ha sido un intento humano muy noble y digno por parte del estado político de las naciones principalmente, porque gracias a este proceder la humanidad ha logrado un alto grado de civilización en sus relaciones humanas; porque gracias a este intento la sociedad humana mundial posee la consciencia, de que solo a través de la fase polar del bien se puede lograr una vida humana feliz. Es esta forma es que la fase polar del bien, es la fase creadora de la sociedad humana mundial, donde las religiones desde sus principios han desempeñado un papel escolar muy importante en las sociedades humanas, porque han sido las primeras  instituciones que impartieron las enseñanzas y los aprendizajes de la fase polar del bien. Por lo que hasta aquí, el desarrollo humano se ha encontrado provista de un sistema social del bien, que le ha permitido alcanzar el índice de esta civilización.
Pero sin embargo. ¿Cómo podremos catalogar este nivel de la sociedad humana alcanzado, y el futuro por venir? Porque en cierta forma, la sociedad humana ha sido educada desde pequeña en la fase polar del bien, y esto le ha permitido a la humanidad alcanzar una conciencia de respeto hacia la fase polar del bien. Pero sin embargo también ¿Por qué impera, en cierta forma, la fase polar del mal en el mundo? Porque la concepción o conocimiento que posee la humanidad en cuanto a la fase polar del bien se encuentra limitada por la fase polar del mal. Lo que nos quiere decir, que la humanidad participa aún de las dos fases polares: del bien y del mal. Y la prueba la tenemos en la búsqueda infructuosa de la fase polar del bien sin poder nunca encontrarla plenamente, y por esta razón es que la humanidad nunca se ha sentido identificada completamente con la fase polar del bien, solamente con una identificación a media con esta fase del bien; solo con una conciencia intuitiva la humanidad se auxilia para conocer la fase polar del bien, desconociendo plenamente las fases polares del bien y del mal que les rigen. Ciertamente, las intuyen, pero desconocen sus profundidades, intuyendo que Dios como representante del bien se encuentra presente en el mundo pero sin interesarse en los seres humanos, sin importarle la vida de cada uno de los seres humanos, según sus intuiciones, debido a los sufrimientos humanos continuos sin soluciones prácticas inmediatas. Y éste es precisamente el problema de los seres humanos por el resultado del desconocimiento de la ubicación de Dios en el mundo y en el universo, considerando solo su ubicación de Dios de una forma “Central Universal”, pretendiendo encontrar algunos, en esta  centralización  de Dios su atención y su amor particularmente, considerándose pseudo elegidos por un Dios Universal.
Pero sin embargo ¿Se interesa Dios por la humanidad en general y por cada uno de nosotros particularmente? ¡Sí! ¡Sí se interesa! Pero no precisamente como lo concibe la sociedad humana, sino como lo concibe su Unidad Universal. Porque existe una gran diferencia entre la unidad de un hogar familiar, y entre la unidad de un hogar universal. Por lo que sí existe la forma de conocer si Dios nos conoce y nos ayuda personalmente:
“Nunca digas que Dios no te escucha, que no ve por ti, y que no te cuida, porque: El acaba de mover tu lengua para que no te comprometas, tus manos anticipadamente para que no te accidentes  después, tus pensamientos para que no te salgan mal las cosas. El problema se encuentra en los seres humanos de que puedan detectar a Dios dentro de sí mismos”.
Existe un versículo bíblico (1 Pedro 5:7) que nos declara que Dios se interesa por cada uno de los seres humanos. Pero sin embargo ¿Puede y debe un Dios de la magnitud universal encontrarse presente personalmente en cualquier criatura de los mundos apocalipzados como éste planeta tierra? ¿Nó tiene subalternos Dios?
Como habíamos mencionado, La sociedad humana cree en sus dioses (varios), porque desde niños se los inculcaron o enseñaron por las generaciones adultas como sus creadores, pero a pesar de esa creencia, la humanidad NO se encuentra muy ligada a sus Dioses. ¿Por qué? Porque su conocimiento de Dios es solo eso: Una creencia, como un firme asentamiento y conformidad con Dios, con un completo crédito que se presta a la enseñanza de su existencia segura y cierta; como tener por cierto la existencia del Dios central Universal, aunque el entendimiento humano no alcance a comprenderlo, aunque éste no se encuentre comprobado ni demostrado de una forma seria, científica y responsable, aceptando la humanidad solo las firmezas reveladas por las iglesias. Por todo esto mencionado finalmente, es que no existe una total seguridad de todos los seres humanos con sus Dioses, de encontrarse muy ligados a ellos, creyendo en sus Dioses, como le hemos mencionado: A medias, sin una total y completa seguridad.
“Cuanto mejor conozcan a su creador, más seguros estarán de que EL los ama” (1 Juan 2: 3,4)
Como podremos comprobar por medio de este versículo bíblico, Dios es un Supremo ser que se tiene que conocer a través del proceso del conocimiento, y esto último es un proceso de enseñanza aprendizaje donde el conocimiento de intuición se relega a un segundo plano, y  el primer lugar, al razonamiento, porque la experimentación y análisis del razonamiento es un proceso superior  a la aislada intuición, ciertamente, la intuición capta velozmente la realidad, pero sin embargo, su magnitud sigue considerándose reducida en relación a la magnitud universal y a las comprobaciones de las ciencias; y en segundo lugar, porque la sociedad humana no se encuentra desarrollada plenamente de su facultad intuitiva, por lo que la intuición humana solo resultan chispazos de una verdadera facultad plenamente desarrollada en el nivel universal. Por esta razón, todos los dioses de todas las religiones del mundo se han fundamentado sus creencias en el conocimiento de la intuición. Por lo que el conocimiento verdadero del Dios Universal Nuestro requiere de un proceso del conocimiento también superior universalmente, muy por encima de la primitiva intuición. Es muy claro que Dios no desposeería a una sociedad primitiva apocalipzada del proceso del conocimiento biológico de su evolución desde su primitivez, como se encuentran hoy los animales con ese conocimiento intuitivo, por lo que dotó a esas sociedades humanas antiguas de la facultad del conocimiento intuitivo para auxiliarse en ese nuevo y primitivo ambiente físico y social.
Es en ese orden biológico universal que todos los seres humanos son producto de una herencia genética universal (Salmo 22:9-11) (COMPROBAR EL SALMO). Por lo que ésta herencia nos comprueba a todos los seres humanos poseer una herencia genética universal (Salmo 82:6), y no precisamente planetario como el de este apocalipzado mundo y su primitiva humanidad reciente. Por lo que el valor del ser humano es de ser de origen genético interestelar, y esta es su importancia por encima de los géneros de la naturaleza animal, vegetal y mineral. Y por todo esto su valor no podría ser desapercibido por sus hermanos universales de otros planos como otras razas vivientes en el universo.
Hasta aquí podremos comprender que la programación genética humana de carácter universal registra todas las cualidades corporales y mentales humanas de todos los seres humanos, porque un  presente y un futuro de carácter universal, se encuentran registrados en toda la información genética humana, como un alma y espíritu que lo sabe y detecta todo (2 Crónicas 16:9). Por lo que la programación genética humana se encuentra orientada hacia el beneficio de los seres humanos que se rijan por las leyes de los Valores Universales: la Justicia, la Paz, el Amor, la Libertad. ¡Pero eso sí,! Con el carácter y programación de cada Valor ¡Universal!. No precisamente con el carácter terráqueo supeditado a los intereses personales en el poder particular. Por todo esto, es que existe un interés de cuidado y amor  del género humano, por su valor de carácter universal en cuanto a su programación genética humana, por ser el ser humano portador de esa herencia genética universal.  Con todo esto podemos comprobar, que la información genética humana se encuentra programada para ayudar y cuidar a los seres humanos mismos social y particularmente; que por herencia genética la programación genética de cada ser humano se encuentra interesada por el mismo ser humano en cuanto a sus presentes y futuros sentimientos y acciones.
Todas las computadoras técnicas desarrollan unas mismas programaciones esenciales de información, todas: escriben, capturan, expiden información inmediata,  contabilizan, reducen información, etc., etc., existiendo entre sus complejos sistemas una conexión muy importante y familiar de género computacional entre ellas. ¿Y,  a qué se debe esa conexión tan singular? A que el surgimiento de las computadoras, obedecen a factores del conocimiento de las ¡¡¡Conexiones!!! É ¡¡¡Interrupciones!!! Del fluido electrónico.
Y de la misma manera las programaciones genéticas de los seres humanos obedecen a un dominio del funcionamiento de las conexiones superiores desde su creación, por lo que, en cuanto a esta programación genética interestelar humana, es lógico pensar que, la programación genética, como madre y padre del ser humano, se encuentra mejor relacionada con ellos para comprenderlos mejor que nadie, por pertenecerse a sí mismos: una como programación y otro como conducto.
Por lo que, como se podrá comprender, las religiones, las cátedras magisteriales, y las conducciones familiares, no son suficientes para comprender la vía humana de nuestros días, sino que hace falta más de nuestra parte, y esto es: ¡Entender en la práctica la cientificación cristiana! que va más allá de los ejercicios litúrgicos y de la conducción humana. Ciertamente la asistencia religiosa, la lectura y la sociabilidad humana, ayudan en algo a solucionar los problemas. Pero en cuanto a la cientificación cristiana, esta va más allá de las soluciones prácticas de los problemas actuales humanos, porque su objetivo general se encuentra en la proyección universal altamente científica y sentimental de los seres humanos, sumado a esto, su proyección física corporal a la altura de la belleza universal, en esto último descansa la verdadera ayuda y cuidados humanos que procura a la humanidad, Nuestros Supremo Dios.
Porque como podremos advertir, el ser humano es en su Valor un género de la naturaleza Universal, no precisamente un género exclusivo de la naturaleza terrestre como lo concibe hoy las ciencias, y por este carácter universal es que entre los seres humanos existe un vínculo como una conexión genética muy especial entre todos los seres humanos. Y esta estrecha unidad es precisamente el objetivo esencial de la nueva doctrina cristiana, porque la información genética universal ya se encuentra depositada en los cerebros humanos, y lo que resta solo es hacer extensivo esta publicación en las nuevas generaciones para desarrollarla completamente. Porque es en razón de la programación genética  que los seres humanos son uno solo en igualdad. A esto se debe la conexión singular de UNIDAD genética entre los seres humanos, que coinciden en los mismos objetivos de una vida sana y feliz a través del trabajo fructuoso, por solo dos factores esenciales en la vida humana: Su universalidad y su programación genética.
Como lo hemos advertido, la herencia del genoma humano creo a la humanidad, y sola ella en cada ser humano posee la información de la conducta humana, regulándola a lo programado universalmente. Y si por causa muy especial la humanidad  degeneró y apocalipzó,  esa acción interestelar ya se encontraba registrado en la información genética humana, por lo tanto, esta misma información registra también el nuevo proceder humano a través de su curso en las nuevas primarias edades históricas primitivas. A esto se debe que todos los seres humanos se desarrollan lentamente en sus respectivas edades históricas: primitivez, esclavismo, monarquía, feudalismo, capitalismo y socialismo-comunismo.
Es pues, de una claridad inconfundible el valor universal de la genética humana (Salmo 139: 13,14, 15, 16; Éxodo 3:7) Por lo que la estructuración genética del ser humano es el único plasma que entiende y comprende, registrando no solo la composición orgánica y sentimental de ser cada humano, sino también todas sus vivencias que van moldeando su personalidad humana desde su apocalipzación y desde su nacimiento en cada una de sus respectivas edades históricas hasta nuestros días. Y por esto podemos estar seguros y confiar que dentro de cada ser humano existe una perfecta dirección de carácter mundial e interestelar que nos dirige hacia lo perfecto y mejor: Aunque esa misma dirección decrete informáticamente: ¡¡¡Te amo, pero por ese  mismo amor que te tengo, tendré que purificarte en los mundos infiernos!!! (Cuando el ser humano se vuelve malo e incomprensible) (Crónicas 28:9):
“Y TÚ HUMANIDAD, CONOCE AL DIOS DE TUS PADRES” (1Crónicas 28:9).
¿Qué nos enseña todo esto? Que todas las acciones humanas ya se encuentran registradas genéticamente  aunque el ser humano no lo comprenda por su reciente primitivez, pero que la información sí  lo registra como un conocimiento; la información genética registra porqué el ser humano hace las cosas, y además registra la tolerancia del ¿por qué las hace? en su desarrollo evolutivo. Por lo que toda acción humana, desde la más simple hasta las más complejas, se encuentran sujetas a la dirección de su programación genética, quien por herencia ha creado a esta humanidad, porque es ésta misma programación quien ha creado a esta humanidad con la capacidad de una alta y superior Unidad Universal. Por lo que debemos encontrarnos seguros que esa misma alta programación genética humana se encuentra en espera, impulsándolos, de una perfecta respuesta humana regida por los Valores Universales, en forma de buenos pensamientos, acciones humanas y palabras, respaldadas por sus motivos.
No se puede dudar que Dios creo el maravilloso genoma humano, por lo tanto, es lógico pensar que EL mismo, a través del mismo genoma, como un instrumento de conexión, nos ama, nos comprende y nos cuida. Aunque, no olvidemos, que la sensibilidad detectora del genoma   se encuentra manifestándose en los seres humanos que se sujetan a las consistencias de los Valores universales como leyes que rigen la existencia universal, leyes que hacen a los seres humanos geniales y perspicaces, reconociendo la vida que deben seguir correspondientemente. Y como lo podremos advertir, la programación genética humana lo registra todo como un conocimiento en el mismo ser humano, llegando a preocuparse y comprender el genoma al ser humano particularmente, como una acción que nada ni nadie lo podrá efectuar más, que Dios como una superioridad científica universal, porque Dios como una programación Universal superior ha creado los genomas humanos multiplicándolos.
Como podremos advertir la programación genética humana lo registra todo en el ser humano mismo como una información del conjunto: sus palabras, sus pensamientos, sus acciones, y no existe nada ajeno fuera del ser humano como género de la naturaleza mundial que pueda influir en sus decisiones más, que su misma programación genética, transformándose sus conexiones consecutivamente: trabajo, sentimiento, caricia, convencimiento, aceptación,  etc., entre el mismo género de la naturaleza humana y lo que designe, por lo que solo la programación genética humana empáticamente puede percibir, compartir y comprender a los mismos seres humanos. Y esto nos confirma la superioridad genética humana por sobre todas las cosas creadas en el mundo, confirmándonos también, el carácter genético universal nuestro (Génesis 1:26). Lo que significa, que sin los efectos de la devastadora apocalipzación pasada, esta humanidad  habría podido haber demostrado otras excelentes cualidades genéticas. De aquí que resulte imposible una afrenta humana genética, por formar parte todos juntos de la misma herencia genética: por lo que resulta imposible desfraudar a las grandes mayorías humanas de condiciones humildes (Salmo 72:13; 140:12). Porque en virtud de la creación humana, por otra programación superior (Dios) , es que se heredan las cualidades de comprender y compartir las cualidades superiores, siendo Dios y las programaciones genéticas una familia Universal. Y por esta misma herencia es que la humanidad se orienta genéticamente hacia su mejoramiento, siendo Dios y la humanidad apocalipzada una familia del mismo género.
Como lo hemos podido advertir, la programación genética humana es mayor que los pensamiento de esta humanidad actual, y que esta misma registra y conoce todas las cosas  que les rodean, desde sus actos terrestres humanos hasta sus actos interestelares, por lo que es en su información genética que el ser humano descubrirá y conocerá su verdadero origen, sobre todo, asegurando sus sentimientos en ella, por ser la programación superior del propio ser humano. (En el tema de la célula pagina 560: El maravilloso sueño alcanzable) hemos visto las complejidades celulares). Y si esto es así, entonces ¿Cuánta asombrosa complejidad molecular y atómica no habría en cada ser humano? Por lo que la información genética humana  sabe  conexionalmente todo lo que le sucede y sucederá a cada uno de los seres humanos: lo que pensamos, lo que hablamos, lo que hacemos. Y se pone en nuestro lugar. ¡Podemos pues! Los seres humanos buscar consuelo, apoyo y sabiduría  en la programación genética humana nuestra, orándole y actuando dentro de los Valores Universales con la certeza que nos ayudará cuando afrontemos dificultades. En tal caso llamarías, y tú misma programación genética en ti respondería: ¡¡¡Aquí estoy!!! (Isaías 58:9; Jeremías 29: 11; Salmo 56:8). Porque ¿Quién es mayor en todos nuestros sentimientos y conoce todas las cosas en uno mismo? ¡¡¡Es la programación genética nuestra!!! Y ¿Quién pues, en función de esto, podrá acariciar y consolar más al ser humano?
La multiplicación de la herencia genética ha creado a los seres humanos, y en ellos ha programado la cualidad de regenerarse por sí mismo, reaccionando por naturaleza el cuerpo humano en cualquier acción contraria, reparando y cicatrizando sus heridas físicas y sentimentales. Por lo que debemos encontrarnos convencidos que nuestra programación genética puede regenerar nuestras heridas sentimentales  e intelectuales. Por lo que el ser humano, antes de buscar una ayuda del exterior de él mismo, debe mira mentarse internamente y saber que cuenta con su programación genética, que hasta hoy les ha dado la oportunidad de confundirlo con sus dioses. Porque, en efecto, el ser humano sí cuenta con la capacidad mental y física para ponerse en movimiento, sin pretender ir en búsqueda de ayuda,  y primeramente ver que cuenta con su propia programación capaz de realizar los más asombrosos actos, porque ¿A quién debe su existencia? ¡¡¡A su programación genética!!!
Recordemos que la programación genética humana se encuentra silenciosamente enlazada con todas las programaciones genéticas de los seres humanos particularmente, contactándose unas y otras silenciosamente, de tal forma que ¿Qué podrían hacer de mal ocultamente los seres humanos sin ser descubiertos por ellas mismas o por su propia programación particular? ¡¡¡Si ellas mismas los entregarán a los mundos infiernos para purificarlos!!!  Por lo que ella, la programación genéticas, se encuentra en cada ser humano, y éste no debe temer a nada ni a nadie, porque ella es su inmediato superior de sí mismo, y ella es la única que puede matar o fortificar al ser humano, la que lo ayudara verdaderamente e inmediatamente a su manera, la que lo mantendrá firme a través de los Valores Universales. Y este ejemplo lo tenemos en el mundo cuando la lucha del mal contra el bien no ha tenido un éxito rotundo; cuando a los hombres negativos se les ha avergonzado y humillado finalmente por sus maldades. Y como lo hemos advertido, el objetivo general de Nuestro Supremo Dios, no solo es limpiar toda lágrima de los ojos humanos producto de sus castigos, sino establecer las condiciones para su Universalización humana que consiste en su superación diosal, como un rescate que había perdido desde su apocalipzación, porque como les hemos recordado: ¡¡¡El hombre era un Dios!!! (Juan 10:35.
La creación de la humanidad obedeció a una regeneración apocalíptica accidental, que su herencia genética ya registraba informáticamente a través   de un proceso de transición en las Edades Históricas: primitivez, esclavismo, monarquía, feudalismo, capitalismo y socialismo comunismo. Y no precisamente obedeció la creación del ser humano a una primera vez en el universo, sino que su creación en el planeta tierra obedeció a una regeneración biológica y mental en función de su apocalipzación, como una más de las ocurridas en el universo a otras generaciones humanas inteligentes.
Como podremos advertir, el bien es la perfección universal del género humano, y dentro de esa perfección es la conducción adecuada, acertada, de buenas maneras, con agrado, correcta y debida del ser humano. Y como lo hemos podido intuir también,   el bien es una fase polar universal de la existencia, su particularidad o consistencia consiste en ser un medio generador del movimiento.
Cuando uno le pide ayuda a Dios, se encuentra uno pidiéndole ayuda a la información genética nuestra. Porque la información genética lo es todo en el ser humano particularmente.
                                                E L   P A D R E
“Les he hablado estas cosas en comparaciones. Viene la hora en que ya no les hablaré en comparaciones, sino que les informaré con claridad acerca del Padre” (Juan 16:25 ; Mateos 24:37)                                                      
Durante miles  de años el ser humano ha buscado a Dios de distintas formas sin hasta hoy encontrarlo. Y lo único que han logrado en esa búsqueda es una multiplicación de sus contradicciones en la diversidad de sus religiones que hoy existen en las naciones del mundo. Sin  embargo, la pregunta y su respuesta más importante es: ¿Qué impulsa a las personas a la búsqueda de Dios? La primera respuesta es su “ayuda a los permanentes problemas humanos”. Y la segunda respuesta es: “su identificación con Dios”. Porque muy internamente los seres humanos cuando oran a sus dioses, “se identifican como parte de él”.
Esta es pues, precisamente la respuesta principal al hecho de que: “Para que todos ellos  sean uno (refiriendo al Padre y al ser humano), así como tú, Padre, estás en UNION conmigo –Juan 17:21- . Hasta aquí el ser humano emotivamente intuye una cercanía que lo identifica con Dios, prescindiendo de que religión sea. Por lo que lo más valioso de esta respuesta dada, es precisamente la UNIDAD fusional “del ser humano con Dios en UNO solo”. Tal y como lo poner el cristo al  manifestarse el Padre en él con todo su poder, sumando a esto la declaración de “Dioses somos”, enfatizando la diosidad del ser humano – Juan 10:35; 16:25- . Lo que nos permite visionar que todos los seres humanos posee la facultad diosal de ser UNO con el Padre o Dios. “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre también”. “Porque yo estoy en UNION con el Padre, y el Padre está en UNION conmigo” (Juan 14:9-10).  ¿He estado con ustedes tanto tiempo, y aun así, Felipe, no has llegado a conocerme? El que me ha visto a mí ha visto al Padre también –Juan 14:9-10-.   Como podremos advertir, Dios es una programación informática genética en el ser humano, desde el momento de su creación como una información de Dios heredada al hijo, por lo que el ser humano a la hora de ser creado se le estableció la programación, y por esto el Padre pues, como u a información se encuentra en el hijo (el ser humano), y el hijo en el Padre.  En este orden la raza humana perteneció a una especie altamente evolucionada interestelarmente (Juan 10:34), habiendo logrado alcanzar una alta conciencia al grado de dioses (Salmo 1:10). Pero el problema fue su apocalipzacion que la llevo a descender hasta la edad de las cavernas, y todo por un mal proceder interestelar (Salmo 82:7). Como hemos podido advertir, el ser humano en su creación fue perfecto, y por ser de esa descendencia genética de Dios es que esa humanidad es generacional universal (Romanos 8:15) (Hebreos 12:7), pero aunque todos fueron perfectos, todos también descendieron apocalipzado. Por todo esto es que existe una directa relación personal humana con Dios, pero si, con ese dios que fue cada uno de los seres humanos al principio (Salmo 82:1), como una herencia genética de esos dioses que fue la humanidad en el principio como padres (del latín PATRES: “generación anterior”) Con toda la programación genética del poder glandular y conocimiento que distingue a cada Dios Padre del principio. Por lo que el Padre se encuentra como programación informática dentro de cada ser humano, ayudando y dirigiendo su reconquista de género universal humano. Las declaraciones bíblicas del Génesis se refieren a ese principio ciertamente, pero en cuanto a las edades históricas  universales de los seres humanos apocalipzado, no precisamente se refiere a las 5 edades históricas mundiales a partir de su apocalipzacion, porque este precede de un pasado universal interestelar.  Por todo esto es que desde aquella primera sociedad de dioses que fueron los seres humanos, hoy la humanidad comparte con ellos como una herencia estructural genética,  la información del conjunto universal de los mismos dioses hoy hombres terráqueos, que como tales, conservan informáticamente el conocimiento y hasta el poder de ese principio, conservándose la información en el hombre, siendo los dos: el hombre y la información diosal una sola cosa (Juan 10:30; 10:38). Por todo esto es que el Padre y el Espíritu Santo como una información se encuentra en el ser humano, siendo los dos una sola cosa, por todo esto es que el conocimiento del Dios Verdadero -el personal- en el hombre es esencial para la vida humana (1 de Juan 5:20; Juan 17:3; Juan 14:8). Por lo que a diferencia de ese Dios del principio humano, y el ser humano de nuestros días, es de una involución equivalente a una degeneración diosal de esta misma humanidad como dioses que fueron, que los transporto y precipito en estas condiciones hasta nuestros días. Esto es, que esta humanidad misma siendo diosal degenero hasta transformarse en un espécimen de la edad de las cavernas y de nuestros días.  Y la ayuda de Nuestro Supremo Dios JAH, el Cristo y los 144 mil marcados es una ayuda generosa de la fraternidad interestelar:

 Hemos visto objetivamente la calidad del Padre y del espíritu santo como la información del conjunto y del Dios Verdadero de cada ser humano cuando fue ensamblado a la altura de un Dios. Sin embargo ¿A qué se le denomina “hijo” y qué relación tiene con Dios? “A TODO EL QUE DIGA UNA PALABRA CONTRA EL HIJO DEL HOMBRE, LE SERA PERDONADO; PERO EL QUE BLASFEME CONTRA EL ESPIRITU SANTO NO LE SERA PERDONADO” (JUAN 12:10). A partir de la degeneración diosal y del descenso por etapas, cada uno conformo una escala y una integridad propia de esa escala y periodo descendiente, siempre conservando un parentesco con su dios padre personal, como un nuevo subproducto diosal por escala descendiente; “Los dioses mitológicos griegos son un claro descenso diosal, los ángeles caídos o demonios son otro ejemplo”, quienes conservan la herencia genética del Padre o primer dios particular propio del principio. Esto es: Que el Padre diosal sigue conservando la información genética universal dentro del mismo descendiendo como hombre. Pero sin embargo, en su escala como hombre de nuestros días, no puede ni debe el Padre o la Información como espíritu santo, usar su poder en esa escala descendiente sin los requisitos indispensables en el hijo, como son: La información en el conocimiento y recuerdo de la universalidad, propio de un sistema glandular; de la purificación del ser humano y del desarrollo del sistema endocrino atrofiado por su descenso. Por lo que, cada descenso diosal por etapa conforma una integridad por escala, escala que va descendiendo más y más hacia la otra fase polar negativa, si no se logra a tiempo su recuperación o redención. Es así como ha surgido el hijo, como un recuerdo y herencia genética diosal y como un subproducto diosal, lo que se comprende como un subdios del mismo Dios primario, como el subproducto de un descenso de escala genética universal. Como hemos observado, el conocimiento de la información patrística en el ser humano es esencial para la vida humana, porque solo dos fases polares rigen la existencia: el bien y el mal, equivalente a la vida y la muerte, donde el fin de una se convierte en el principio de la otra fase si no se logra la superación trialéctica.   La independencia universal como un valor rige la existencia cristalizando los géneros de la naturaleza por medio de la facultad mecánica de la firmeza, por lo que la independencia como una gran facultad y valor solo existe en las cosas más firmes y equilibradas, su falta de la independencia es desplazada por los mismos géneros de la naturaleza. Por lo que el género de los seres humanos altamente evolucionados trascienden la independencia hasta lograr la integridad diosal, proyectándose trialécticamente más allá de las fasces polares. Sin embargo, la independencia como facultad en los que descienden no es difícil encontrar lo bueno convertido en malo y lo malo convertido en bueno, y esta humanidad es el ejemplo, porque después de haber sido excelente interestelarmente hoy es una raza humana en vía de superación inmediata. Por lo que el término “Dios” en nuestros días es indefinido, sin término señalado o desconocido, sin un signo que lo determine verdaderamente. En los continentes del planeta existe la adoración de varios dioses, sin embargo, todos ellos incluyendo el cristianismo, se encuentran indefinidos, encontrándose todos sin términos reales conocidos o determinados, y en este desorden ¿Cómo podrá el ser humano conocer al Dios Verdadero? La respuesta es:  A través de las investigaciones racionales e intuitiva-emotivas como las dos vías del conocimiento, porque solo dos fasces del conocimiento rigen la vida humana, y el verdadero Dios solo se rige por las fasces del bien, de lo justo, de lo útil y de todos los altos Valores universales. Por lo tanto no se puede equivocar el ser humano de su selección en tan corta verificación. Sumado a esto que existe una identificación humana con los dos campos polares del bien y del mal, por lo que los seres humanos, por herencia universal conocen los dos campos en su recorrido interestelar. Ha sido en este planeta tierra apocalipzado, que la humanidad, por su primitivez cavernícola,  perdió el conocimiento de la vía verdadera, motivo por el que todos muy intrínsecamente buscan y anhelan el camino de redención del bien, y solo la información de ese Dios Primario de cada ser humano sabe ese camino  que el Cristo viene a recordar. ¿Y cómo pues, descubrir ese camino del bien?  ¡Valorando las cosas simples! Porque si no por la valorización de las cosas simples y pequeñas ¿De dónde partirían las investigaciones, y la vida en si del ser humano?  Y es que el problema se encuentra en que el ser humano no valora las cosas simples o pequeñas: ¡Pasa junto a un grillo y no lo ve! Mucho menos lo valora. Y muy aparte de esto, cree saberlo todo. Empezando a valorar las cosas desde lo alto de su estructura o a medio camino. Cuando sus mismas Universidades académicas profesionales se encuentran deficientes. Por lo que la didáctica de la valorización de las cosas simples tiene un principio cercano desde sus raíces de las cosas. Por todo esto es que a todas las cosas se les comprende desde su inicio, porque no es en el conocimiento del hombre donde se descubre la realidad de las cosas, si no en el conocimiento simple de las cosas, donde la realidad se encuentra como una vía para trascender positivamente la vida. De aquí que la verdad tenga sus raíces en las cosas simples y sin complicaciones que en muchos de los casos el hombre se las ha creado. Porque hasta hoy, en las ciencias oficiales existen deficiencias en el conocimiento verdadero de las cosas, y la prueba de esto lo encontramos en las deficiencias del orden del mundo con sus resultados  económicos, políticos y sociales. En el cristianismo, en especial, sucede lo mismos, porque hasta hoy en las enseñanzas cristianas, divididas en varias sectas, no existe el conocimiento verdadero debido precisamente a esa división cristiana, no existe el convencimiento conforme de una relación directa y personal de Dios con los mismos cristianos, como lo fue un día cuando poso su presencia en la tierra en Sion y en Horeb, si no que a cambio de esto hoy solo existe la imagen de un Dios ficticio y aparente de dominio sobre todas las cosas entre los cristianos. Y el problema es también que el mundo se encuentra dividido en cuanto a estas concepciones de sus dioses unipersonales  al que adoran en sus religiones. Y a la vez, cada  una de ellas, de las religiones del mundo, así como el cristianismo, se encuentra plagada de sectas protestantes. (Cuando “Let The Be” dejar ser, es la suprema filosofía del Dios Verdadero, hasta donde puedan llegar cada ser y sociedad humana, porque eso es lo que le corresponde en su evolución particular de cada uno. Sobre todo, dejarlo ser, cuando el Dios personal del principio de cada uno, “como una herencia informática del verdadero conocimiento desde el principio se encuentra dentro de cada ser humano”). ¡Cientos de razas humanas diosales e infernales!, equivalentes a altamente evolucionadas y bajamente involucionadas, han existido en el tiempo histórico universal, por lo que es la estructura de estas naturalezas universalmente las que rigen la existencia (estas mismas como una copia estructural del principio). Como al ser  humano a través de su Padre Interno diosal, equivalente a su Padre en ellos y ellos en su Padre. Pero sin embargo, la herencia estructural del bien predomina en toda inteligencia universal, guiándolos en esa venturosa fase del mal, para salir de ahí y reincorporarse  nuevamente a la fase polar del bien. Por todo esto es que la estructura diosal del principio habita en el ser humano como Dios mismo. Es en este descenso del hombre, por etapas mundiales, que el primer Dios Padre precedente adquiere un nuevo cuerpo material participando de la polaridad mundial: el hijo. Como una nueva personalidad en estancias planetarias materiales o espirituales. En esto consiste pues, la separación y posterior unidad del Padre con el Hijo como una descendencia del mismo dios Padre personal hereditaria diosal. Por esto,  el Padre Interno de cada ser humano como su primer y propio Dios personal informáticamente lo sabe todo, transmitiéndoselo personalmente al hijo o al individuo de acuerdo al tiempo y estancia donde se encuentre el hijo. Sabe el Padre, o la información, lo que tiene que hacer con respecto al desenvolvimiento de EL mismo como el hijo, luchando por su redención en el ser humano, y en última instancia, en su purificación infernal. Por lo que el Padre Interno de cada ser humano sabe lo que tienen que hacer sin manifestárselo al ser humano, sino que en el silencio, con los demás Padres Internos de cada uno delos seres humanos, obran colectivamente por sus hijos en la mente y en los actos de los seres humanos, cumpliendo con las leyes universales y con las disposiciones de Nuestro Supremo Dios JAH, sin adelantarse ni retrasarse, todo de acuerdo al tiempo determinado por la evolución. Por todo esto es que el Padre Interno (como una representación personal y universal) y el Espíritu Santo (como la información), viven en el ser humano no solo mental o ideológicamente, sino que también, físicamente obra. Donde ese principio Diosal como una computadora Kriptonica actúa física y mentalmente pensando y obrando, manifestándose en las obras y en el pensamiento del ser humano, incluyendo su adelantamiento en sus actos. Como lo habíamos observado, el registro informático -su libro- de cada ser humano, es como una información programada desde el principio universal, por lo que antes de estar en este mundo ya se encontró en otros mundos superiores. Por lo tanto, cada descenso, de cada vida, se encuentra registrado en su información Kriptonica y genética -o libro particular de vida- (Hebreos 10:7; Isaías 29:1; Daniel 7:10; 12:4). Y por todo esto, la información sabe lo que le sucederá al ser humano particularmente en el trayecto de su futuro, “dejándolo ser”, obrando silenciosamente en sus actos y en sus pensamientos sin alteraciones: ¿¡Que va a llover y se va a mojar!? ¿Que una serpiente saldrá a su paso? ¿Que a tal hora se encontrara con un enemigo de vidas pasadas? ¿Que se encontrara un nuevo amor?, etc., etc.  Por lo que esa información Diosal preparara y establecerá las condiciones en el ser humano para que suceda lo que por ley universal y particular evolución tiene que suceder en el individuo: ¡Si se va a mojar o no!  ¡Si lo morderá o no la serpiente! ¡Si se encontrara con su enemigo! ¡Si encontrara un nuevo amor! Etc. Por lo que todo el conocimiento del ser humano es de proceder informático Kriptonico Diosal. Y esto se demuestra hoy con la nueva niñez que sabe las cosas con anterioridad de la educación oficial. Como una información del Dios primario particular que todo lo sabe y computariza con el cerebro humano. Es precisamente por esta cualidad universal Diosal que los seres humanos no podrán burlar la justicia y serán castigados por su propio Padre Interno que se encuentra dentro de ellos mismos. Con un “si” y con un “no” del mismo labio humano o del pensamiento  controla la vida del hombre: ¡Retirando al hombre de su enemigo por medio de sus propios pasos, desviándolo! ¡Acercándolo al ser amado que le corresponde! Por lo que nada es casual en el ser humano, y si, todo informático causal Diosal. Por lo que todo una acción física y mental es la participación  directa y personal de Dios particularmente en el ser humano, por lo que Dios pues, en el ser humano es la información programada del principio Diosal, que parte hereditariamente de Nuestro Supremo Dios JAH; que en unidad de los Padres Internos y espíritus santos, actúa en la edad interestelar de cada ser humano asi como en las condiciones interestelares de sus desenvolvimientos humanos. Por lo que el ser humano no es el forjador ni de su propio destino, ni mucho menos de la mecánica natural del desenvolvimiento terrestre ni de su propia sociedad humana. A tal grado, que cuando se muestra una genialidad en el ser humano, esta genialidad no es precisamente del ser humano en este descenso involucionado, si no de su Padre Interno en él. Si al ser humano le toca la purificación infernal de su estructura diosal manchada, este mismo Dios o información patrística lo guiara a la purificación del infierno porque esa es la etapa del destino que le toca al hijo Diosal. Recordemos: 1.- El Padre Interno o Dios, es el mismo título que recibe el Real ser, Altísimo o Dios Mío, de la representación universal particular del ser humano. 2.- Nuestro Supremo Dios JAH representa todos los Padres Internos de los seres humanos en este mundo. 3.- El espíritu Santo es la información programada Kriptonica conjunta del ser humano, el Padre Interno y el Espíritu Santo son uno solo. 4.- Estructuralmente se encuentran alojados en la periferia central cerebral  del cerebelo.  Esta información Diosal controla física y mentalmente los órganos, músculos y nervios corporales a través del sistema endocrino de poder agudizando los sentido de esas glándulas. Por ejemplo si a una persona toca encontrar el amor de su vida, el sistema informático establecerá las condiciones en él y ella para su encuentro programado, porque tanto la información del como la de ella lo registran. Cuando una persona hace lo negativo fuera de control la información participara conjuntamente adelantándolo a su purificación, evaluando el momento y las condiciones fuera de él, permitiéndoselo ante la imposibilidad de su purificación infernal. “Dios pues, y el ser humano son una misma cosa” (Juan 10:30; 10:38). Como podremos observar, la información Diosal en el ser humano tiene poder, y esto lo observamos en las actuaciones extremadas sobresalientes de algunas personas, jóvenes, adultos y niños. Pero sin embargo,  esta información interna Diosal no debe violar las leyes universales adelantándose al tiempo, porque nadie debe desequilibrar la mecánica de las estructuras de las naturalezas. El Padre Interno y el Hijo son una misma cosa habíamos visto, por estar la información en el hijo, y solo los diferencia el descenso de las fasces polares,  en ese ascenso y descenso, las excelentes obras del Padre o la información. Y si el Padre Interno y el Hijo son una misma cosa o unidad universal ¿Qué les hizo separarse y vivir diferencias? El primer ser humano aparente Diosal fue un Dios perfecto en sus dimensiones de desenvolvimientos habíamos visto, por lo que su Independencia fue milenaria. Su perfección era parte de esa Independencia, por ser un elemento integral de esa su estancia Diosal. Sin embargo, la relatividad de su independencia lo fue transformando (recordemos que no eran Dioses absolutos como Nuestro Supremo Dios JAH), descendiendo en la relatividad polar, sujetándose en esa caída a nuevas leyes relativas  planetarias. Un ejemplo de este descendimiento lo tenemos en los Dioses Griegos. Dándose así el origen de las nuevas personalidades humanas en cada descendimiento. Esto es pues, lo que se entiende como el hijo del Padre, como una separación de personalidades en cada descendimiento. De aquí que los seres humanos como antiguos Dioses hoy se encuentre participando en una bajo índice del bien y del mal, pretendiendo  escalar hacia su antigua estancia Diosal, para salir de la mediocre polaridad de bien y de mal donde ha caído. Pero el problema es, que entre más sea el descendimiento hacia la fase polar contraria del mal, mayor se hace la información del Padre con el hijo. Este es producto del descenso polar del Padre, y que siendo un Dios no absoluto se proyectaba más allá del bien y del mal polar. De aquí el ser humano cada vez que desciende más se convierte en nuevos hijos del Padre como personalidades posee.  Recordemos: 1.- Que la Independencia Universal es relativa en cuanto a cada estancia, mundo y sociedad humana. 2.- Que el ser humano conserva hereditariamente la programación informática  del Dios primario o principal, con el fin de auto reprogramarse su nueva existencia a la vida. 3.- Que el género humano Diosal parte de la herencia genética universal de Nuestro Supremo Dios JAH: “No podrás ver mi rostro porque morirás. Pero te permitiré ver mis manos y mi espalda” (Éxodo 33:23) (del mismo género universal). 4.- Que el género humano universal trasciende más allá de las fasces polares y domina las corrientes del tiempo. 5.- Que el presente perdura estructuralmente como el primer momento universal. 6.- Todo esto se encuentra registrado dentro de la información genética humana con el dominio de Nuestro Supremo Dios JAH. De aquí y de todo esto, que en ser humano de nuestros días exista Dios como el primer principio del mismo ser humano de acuerdo a su tiempo interestelar, y que este participe directamente con su Dios particular como la información del conjunto. Y si -experimentalmente racional-  “El hombre naciera en la luna con un cuerpo liliputiense, ahí mismo con ese hombre se encontraría la información Diosal rigiéndolo”. Recordar, que la palabra Padre se origina del latín Patres, que significa “generación anterior”. Por lo que los tiempos han cambiado y la hora ha llegado de que el ser humano sepa ¿Quién es el mismo y que es en la realidad universal? (Juan 8:26), Porque solamente esta verdad lo podrá hacer verdaderamente libres (Juan 8:32) . Y si realmente son cristianos deben realizar obras excelentes en sus naciones como una prueba, porque de esa excelencia se derivara la continuidad de la existencia perfecta, porque el que este verdaderamente con su Dios o Padre Interno podrá entender esta manifestación pública mundial, porque estas palabras provienen de EL. Pero si no las entiende, entonces, es que no les corresponde, porque no todos evolucionaran universalmente, porque todo el entendimiento de estas palabras se encuentra en la trascendencia positiva Diosal hacia la Nueva Edad Histórica. Pero tampoco es muy malo si no las entienden, porque quiere decir que no les toca y que deben tomar su lugar que les corresponde, porque solo se cumple con el perfeccionamiento de la humanidad y con las leyes que les rige. En esto descansa la importancia de conocer al Padre Interno del ser humano,  como una información “PARA QUE TODOS SEAN UNO CON SU PADRE”  (JUAN 17:21). Porque los obstáculos de los contravalores se encontraran siempre delante de cada uno de los seres humanos, y su enfrentamiento con ellos requiere del conocimiento de sus Padres Internos, de su Cristo enviado y de Nuestro Supremo Dios JAH (Juan 17: 21). Por todas estas funciones los seres humanos deben tratar de manifestar a sus Padres Internos en ellos con obras excelentes emanadas del padre (Juan 10:32), para que conozcan a Dios en los seres humanos y puedan amarle en ellos mismos. Pero claro está que no  ese Dios fingido, ficticio, aparente y convencional Dios de las naciones del mundo, si no al verdadero “Dios Mío” que habita en cada uno de los seres humanos, que es el mismo Real Ser de los literatos,  el mismo Padre Interno de las fraternidades, el mismo Altísimo del Cristo. Porque toda esta enseñanza ya fue dada: “Así como mi Padre me conoce y yo le conozco a EL” (Juan 10:15). Pero eso sí, Guerreros Interestelares, distinguiendo plenamente al “Dios de los dioses:” Nuestro Supremo Dios JAH (Salmo 82:1). Quien con su Supremo Conocimiento y Poder nos dirige y salva en “Toda Edad Histórica” en el mundo donde nos encontremos. Este es pues, el motivo principal por el cual el conocimiento del personal Dios Verdadero es tan esencial para la vida humana. (Juan 17:3; 1 Juan 5:20). Porque contraproducente todo esto han sido hoy los gobiernos nacionales y las iglesias del mundo, incluyendo las mismas iglesias cristiana divididas en sectas, quienes se han vuelto también ladronas y saqueadoras de efectos y conciencias humanas, entrando en el seno de la sociedad humana por las puertas falsas de las mentiras económicas, políticas y sociales de forma directa y psíquica violenta. Por lo que hoy toda la humanidad es víctima de estos ladrones y saqueadores de efectos y conciencias humanas. Pero sin embargo, y a pesar de todo esto, el ser humano que logre guiar a la sociedades humanas fuera de estos tres campos controlados, este cristiano universal será considerado un verdadero dirigente humano, un ser humano de su Dios Padre. A este nuevo dirigente humano el Dios Padre Interno de los seres humanos hará escucharle y seguirle. Y el Padre Interno del nuevo dirigente humano al frente guiara a la sociedad humana. Y por fin esta conocerá la voluntad de Dios, porque Dios verdaderamente estará con la sociedad humana, y ella junto a Dios. Todo lo contrario de lo que hoy sucede cuando la fase  negativa polar del mal gobierna todo el mundo. Por lo que este nuevo gobernante, se convertirá en pastor y sacerdote de cada nación, porque conocedor de la verdadera naturaleza humana será el nuevo guiador de la sociedad humana. Este es pues, el Nuevo Campo político, económico y social desplazado como un nuevo principio interestelar. Porque, hasta estos momentos, esta humanidad ha sido abandonada entre las bestias económicas, políticas y sociales, quienes se han encargado de controlar, arrebatar y dividir  lo poco que le queda a la sociedad humana. Precisamente en estos momentos presentes cuando a sus gobernantes nacionales nada pueden hacer por sus sociedades nacionales, cuando a ellos mismos les han dejado de interesar sus sociedades nacionales, por lo que en todos los campos nacionales han fungido los ladrones y saqueadores de conciencias humanas. ¡Pero los verdaderos Cristianos Universales no les seguirán! Porque esta manifestación Cristica publica es la verdadera puerta de la salvación de otra más involución cavernícola humana “de la muerte segunda”. Y todo ser humano que adopte estos Nuevos principios Interestelares será salvo en otra nueva evolución como una edad histórica más. Solo dos fasces rigen la vida de la humanidad , y esta manifestación pública es y representa la  fase de la “vida” en relación  a la fase de la muerte que representa el mal, para que todo ser humano obtenga la vida en abundancia interestelarmente, por lo que esto es una manifestación pública para verdaderos hermanos universales. Esta manifestación Diosal, el Padre Interno de todos los seres humanos del mundo la conocen y se hincan ante  conociéndolo entre sí mismos: “Porque tú mismo debes tomar posesión de todas las naciones” (Salmo 82:8). Por todo esto el verdadero arrepentimiento consiste en la toma de conciencia de las responsabilidades  mundiales y universales de los seres humanos. Los Valores Universales determinan que los movimientos de los géneros de las naturalezas sean perfectos a través del equilibrio (la estabilidad) y la firmeza, para así mantener recta la existencia, porque, lo contrario de todo esto es la muerte y la destrucción, en relación a la vida y el progreso, por lo que el equilibrio estabiliza a la firmeza a través del control de las fuerzas y del movimiento de estos géneros de las naturalezas, donde un movimiento inestable los mismos géneros de las naturalezas se encargan de equilibrar y estabilizar. De aquí parten las consistencias de los aforismos: “Ojo por ojo, diente por diente” “Dad al hombre lo que es del hombre y a Dios lo que es de Dios”. Consistencias que equilibran los movimientos de la naturaleza social humana. Por lo que es justo por parte de Dios pagar con sufrimiento a los que causen sufrimiento. De aquí la acción de la venganza sobre los que no acepten a Nuestro Supremo Dios JAH , ni a su Padre Interno, ni al Cristo enviado. Los renuentes serán los que sufrirán el castigo infernal de las cientos de muertes segundas en una segunda involución, partiendo su evolución nuevamente desde la edad de las cavernas. Al mismo tiempo que el Cristo tomara el control del mundo en unión de sus Guerreros Mundiales. Este es el objetivo final de toda nuestra entrega cristiana y guerrera por la humanidad entera, en esta finalidad es que nosotros los guerreros mundiales amamos y nos preocupamos por los seres humanos del mundo. Pero sin embargo, en cuanto a la presencia del Cristo en la tierra y la unidad de los guerreros mundiales con él, se les anticipa: “EN función de que cada guerrero (a) mundial posee una formación razonable del cristianismo de sus días, y de su función dentro de el: ¡Que no se perturbe e inquiete en esta su fe cristiana! ¡Que sea templario! Que recuerde, que el conocimiento racional y también el emotivo-intuitivo pueden ser alterados. Por mediante una expresión inspirada, positiva o negativa, puede estar acompañada de la tergiversación. Cuídense de ello. Los mensajes verbales poseen también una similitud: las cátedras docentes, las oratorias políticas, los sermones religiosos, etc., poseen la facultad de influenciar sobre las conciencias humanas, y sus resultados los encontramos, en la división y confrontación de los seres humanos en el mundo entero, donde estos mismos menajes humanos se han encargado de fragmentar las conciencias humanas. Los medios de comunicación se consideran un cuarto poder en el mundo, porque manejan a su antojo las conciencias humanas, actualmente estos medios de comunicación poseen el control del poder económico del mundo. Y como podremos entender: El éxito de las fasces polares se fundamentan en el control de las conciencias humanas, a quienes se les educa para sus fines. Y quienes tengan este cuarto poder en sus manos tendrán la opción de mayor ventaja. Y en función de esto es que el guerrero mundial procurara la construcción de su fortaleza, para que el dominio exterior contrario no surta efectos en él. Recordemos, que la “seducción” es el arte de “persuadir suavemente” hacia el mal, su objetivo es capturar el sentido de ánimo de las personas. Por lo que una de las armas más poderosas del enemigo es la “persuasión”. Por lo que el guerrero mundial no permitirá ser engañado o seducido. Porque las mentiras tienen un disfraz y vestiduras, estas las utiliza para seducir. Por lo que, que no les seduzcan que el cristo se encuentra en tal lado, porque su trayectoria es muy clara para todo cristiano universal: “Porque así como el relampagueo internético sale de las partes occidentales y resplandece en las partes orientales, así será la presencia del hijo del hombre” (Mateos 24:27).). “DE OTRA FORMA, CREAN A CAUSA DE LA OBRA MISMA” (Juan 14:11 ; Efesios 1:13).

Comparte ésta noticia:
 
Copyright © 2011. Tribuna Libre Noticias - All Rights Reserved
Con el libre derecho de hablar con apego a derecho | Periodismo: Objetivo, Plural, Investigación, Critica, Polí­tica...
Webmaster
Página Web Diseñada por: Lachito.com