El Baldón: La pesadilla de la información falsa y sus consecuencias


José Miguel Cobián Elías | 01 septiembre de 2018
Jacinto Romero Flores
Tribuna Libre.- El viernes 31 de agosto un amigo me compartió información supuestamente científica, que afirmaba que el cáncer se combate con amor.   Cuando leí la información me espanté en varios sentidos, el primero era la posibilidad de que alguien fuera tan ignorante que pudiera creer que los seres humanos vibramos en frecuencias de 1 a mil…. Así nada más, no dice si por minuto, por segundo, por hora o por día…   En plan de burla pedí a mi amigo, que por favor le preguntara a su fuente, en qué país del mundo está la máquina que mide la frecuencia con que vibra cada ser humano.    

Pero después reflexioné.  Si alguien cree esta parrafada, pensará que quien muere de cáncer es porque sus células no tuvieron suficiente amor.   Es decir, causará una culpa falsa en sus familiares y amigos cercanos, que no supieron expresar su amor ya no por la persona, sino por las células de la persona.  Algo totalmente absurdo y criminal en su difusión, pues en personas crédulas puede causar sufrimiento innecesario, como culpa, o peor aún, abandonando un tratamiento para recibir amor.

En los últimos días ha habido un par de linchamientos de personas que son acusadas en base a rumores generados en la misma población desde ser ladrones de niños, secuestradores, etcétera.  Y la población le cree a quien afirma tal cosa, se convierte en un frenesí el rumor y en poco tiempo, todo mundo está seguro de una afirmación falsa, al grado de se convierten en asesinos unos sencillos y amables habitantes.  Si esto no te convence de los riesgos de las mentiras en redes e internet, nada lo hará.

Veo con pena en redes sociales, como algunos funcionarios municipales mueren por ser el primero en compartir cualquier chisme, sin corroborarlo y sin considerar que al ser autoridad, gozan de cierta credibilidad que no pueden malgastar difundiendo noticias falsas, sólo porque en su mente pequeña, se enorgullecen de ser los primeros en compartir cualquier cosa, aunque sea mentira y no comprobado, como sucedió apenas con una dama que padecía de sus facultades mentales y que habían señalado como ladrona de niños, incluyendo su foto en la información de whatsapp.

Recuerdo cuando el propio gobernador Miguel Ángel Yunes nos informó que se había aplicado Avastin, un anticuerpo monoclonal a menores de edad, pero no la fórmula real, sino un placebo que consistía en agua nada más.  Acusando a Javier Duarte de haberse enriquecido a costa de la salud de niños con cáncer.   Jamás escuché al gobernador informar a la población que la información que él había proporcionado era falsa.  Quiero pensar que un colaborador suyo se la proporcionó sin corroborarla.   Jamás escuché que dijera que ese medicamento jamás lo hubieran recetado los médicos veracruzanos del sector salud a menores de edad, pues está contraindicado, es decir prohibido su uso en niños.   Jamás nos informó que tanto la Secretaría de Salud como el propio laboratorio realizaron una investigación y al parecer encontraron una ampolleta con medicamento apócrifo, pero jamás hubo la mínima prueba de que ese medicamento apócrifo se hubiera aplicado a algún paciente, menor o mayor de edad.

Apenas circula una carta denostando al gobernador de Veracruz, supuestamente firmada por Francisco Ávila Camberros, que tuvo que emitir una carta aclarando que él no la había escrito. 

Los mexicanos somos tan ignorantes que le creemos a los anónimos de las redes sociales, o a las publicaciones que encontramos en internet, sin  considerar que detrás de cada publicación hay un ser humano, y que ahora hay que verificar la credibilidad y seriedad del sitio que publica la noticia para saber si es un medio serio o un ciberpasquín, que vive de publicar denostaciones pagadas, o chantajear para no denostar a un personaje público.

Recordemos que habría una magna mega ultra enorme devaluación si ganaba AMLO.  O las tonterías que ahora se publican, que la gasolina bajará de precio el uno de diciembre, o que se acabará la corrupción ese día, como si asumir la primera magistratura convirtiera en mago al presidente en turno.  

Leo de curas milagrosas, de cambiar el PH de la sangre con un elemento alcalino y un elemento ácido mezclados.  Llegan remedios para la úlcera que consisten en beber jugo de limón (que agudiza y agrava los síntomas de la úlcera), en fin, un sin fin de tonterías, que se manejan todos los días, y que algunas personas ignorantes de los riesgos que corren llevan a la práctica.

Incluso me doy cuenta de que en México nos molesta que nos llamen ignorantes, cuando en realidad, todos lo somos en muchísimos temas.  Ignorante es la persona que no sabe.    Si hoy hablamos de lupus, me declaro un ignorante.  Eso no significa que seas un ignorante en todo, sólo en el tema de que se trata.

Por ejemplo, mencionar que el 99.9% de los mexicanos somos ignorantes del tema y no debemos participar en la consulta sobre la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, molesta a muchas personas que se sienten orgullosos de ser consultados, sin ser capaces de entender que no se debe aceptar dar una opinión sobre un tema que se desconoce.   A propósito salió un meme divertido de unos médicos operando a un paciente del corazón, esperando los resultados de una consulta popular sobre cómo operarlo.    Así de ridícula es la consulta sobre el NAICM.   Hay decisiones que deben de quedar en manos de los expertos.  Y no se deben consultar para justificar errores de campaña. 

La mayoría de los mexicanos estamos felices con el triunfo de morena, y entendemos que no todo lo que se ofreció en campaña se podrá cumplir, a pesar de los comparativos que oficiosamente emiten quienes quisieran ver fracasar un gran proyecto de Nación, entre lo que se dijo en campaña y lo que se dice ahora que se enfrenta a la realidad del país.   Incluso ahí, las noticias falsas y las verdades a medias intentan únicamente hacer daño, en  lugar de ser útiles.

Amigo lector, te invito a investigar un poco más a fondo. Te invito a no creer todo lo que dicen las redes sociales, ni tampoco a creer todo lo que veas publicado en internet.  

Una mente crítica siempre cuestiona la veracidad de lo que se le plantea, independientemente de los deseos propios.    Por ejemplo, yo sería feliz si de verdad hubiera contacto con extraterrestres en el planeta, pero la realidad dura y científica es que no ha habido contacto, ni prueba alguna de visitas interestelares.   En lugar de buscar videos truqueados,  o reseñas falsas que avalen mentiras preferí leer las memorias de las reuniones que se llevan a cabo periódicamente entre científicos tan deseosos como yo, de encontrar pruebas de vida inteligente en otro planeta.  Y así, dejé de creer en las mentiras populares.   Te invito a que hagas lo mismo.

www.josecobian.blogspot.mx              elbaldondecobian@gmail.com                 @jmcmex  

Comparte ésta noticia:
 
Copyright © 2011. Tribuna Libre Noticias - All Rights Reserved
Con el libre derecho de hablar con apego a derecho | Periodismo: Objetivo, Plural, Investigación, Critica, Polí­tica...
Webmaster
Página Web Diseñada por: Lachito.com