Termómetro Político… Fuente Ovejuna Señor


Luis Ignacio M. Lujano Rivera* | 11 septiembre de 2018
Tribuna Libre.- Al escribir esta columna he visto a la gente muy divertida, al conocer la emisión de un nuevo billete de 500 pesos mexicanos, con la imagen de Benito Juárez, que también aparece en los viejos billetes de 20 pesos; chistes irán y otros vendrán, pero si supieran que los billetes plásticos ni siquiera se hacen en México, sino en Australia y que cada vez que se emiten nuevos billetes hay una gran cantidad de dinero que pudiera “fugarse” y causar inflación, pues las reservas de la nación siguen siendo las mismas, pero con un mayor circulante, respaldado por esas mismas reservas; entonces la gente no estaría tan contenta haciendo chistes. En los años ochenta’s, en la época de mayor inflación, cuando los gobiernos “ocupaban dinero extra sin avisar al pueblo”, emitían nuevos billetes casi a diario. En fin, mientras, el tema es una diversión popular.

La época actual se ha venido caracterizando por el crecimiento de la intolerancia social, en función de la inacción de las autoridades o de la discrecionalidad autoritaria con la que actúan, como cuando quieren ser senadores y gobernadores al mismo tiempo; tan es así, que la población al ver la abulia oficial, toma sus propias acciones, unas buenas y otras muy malas. Entre las buenas hay infinidad de asociaciones civiles que suplen o ayudan a la labor de las autoridades, llenando los espacios que no hace el gobierno.

La Alerta AMBER es un extraordinario ejemplo de una acción social que superó cualquier iniciativa pública, para localizar a niños robados y personas desaparecidas, a las que las autoridades sólo atinan en llamar “personas ausentes” por no aceptar que hay “robo de niños”, “levita de jóvenes para llenar los ejércitos del crimen” y “la sustracción de mujeres para la trata de blancas”, entre otras cosas similares; que en general, implican “una explotación de personas, con o sin vida”; o maneras nuevas de esclavitud, lo que es una prohibición prioritaria de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, al señalar en su primer artículo, que la esclavitud está prohibida y que si entrara a México cualquier esclavo, quedaría en libertad inmediata por ese simple hecho; pero poco se hace por cuidar estos nuevos flagelos.

Las comunidades cansadas con esa apatía e incompetencia social, han creado policías o guardias comunitarias, “armadas”; lo que según la ley sería una aberración, pero, ahora en varios sitios es ya una penosa necesidad. En otros lugares, la falta de compromiso de los gobernantes, ha propiciado que ante el temor por la inseguridad y niños que roban y dejan libres sin mayor consideración, se han organizado para cuidarse del famoso “derecho de piso”, que en su tiempo hizo ricos a los capos italianos; por lo que han creado grupos de whats app para avisarse de sospechosos en su colonia o pueblo, para salir a “linchar” a los delincuentes, que a veces dicen que no lo eran, pero mientras, la gente les ha privado de la vida, incluso prendiéndoles fuego, quemándolos vivos, en pleno año 2018; cuando al leer la historia, nos extrañábamos de las barbaries de la antigüedad o las sanciones actuales en Pakistan, Afganistan y países con medidas extremas y sumarias, que aplican las amputaciones de miembros a quien roba o la pena de muerte.

La población ha determinado calificar y castigar en las urnas, las malas acciones de gobierno, pero tal parece que sigue estando activo el famoso refrán que reza: “Nadie experimenta en cabeza ajena”; pues en lugar de aplicarse la autoridad en pro del beneficio social e investigar el destino de los fondos del ISSEMYM y de los recursos públicos, varios gobiernos estatales y municipales, promueven leyes para “exprimir” económicamente a la población de manera “legal”, pues de algún lado tienen que conseguir ingresos; lo que también incrementa la corrupción, pues  ha vuelto la “entrega de maletas”, lo que se observa con toda facilidad al momento en que policías en lugar de dedicarse a la seguridad o a la organización de la vialidad, los vemos muy activos extorsionando a los familiares de los pacientes hospitalizados en los alrededores de los hospitales  “Nicolás San Juan y el ISSEMYM” en Toluca, donde los gobiernos no planearon estacionamientos, pero sí pusieron discos de no estacionarse absolutamente en todas las calles, habiendo filas de policías extorsionadores, cuando los familiares de los pacientes no pidieron estar ahí ni quieren estacionarse, ya que lo hacen por verdadera necesidad; en esas zonas debieran retirar los discos de no estacionarse, pues seguro que para el gobierno, no fueron obligatorios los dictámenes de impacto regional, ni los hoy costosos llamados “DUC’S”.

Actualmente, por todos lados aparecen supuestos retenes de seguridad, pero que al final sólo es para extorsionar, siendo los “paisanos más afectados”, los choferes con camionetas de carga que van de todo el país a la central de abastos y que tienen que dejar en cada esquina para “el chesco”, pero ahora, tamaño familiar; esto quiere decir que si los de abajo “muerden” es porque los de arriba exigen “la maleta”; pero que al final, es una forma muy efectiva para ir sembrando votos de castigo para esos gobiernos no efectivos ni honestos. Todo se confirmará en las próximas elecciones.

Hasta en tanto, seguiremos viendo “justicieros” individuales para repeler los asaltos en los vehículos del servicio público o de manera colectiva, “linchando” delincuentes, que al fin no es algo nuevo; solo basta recordar aquella frase literaria cuando gritaban: “¿Quién mató al Comendadoooor? Y le respondían: Fuente Ovejuna Señor”; para referir que nadie, pues había sido todo el pueblo.

*Consultor Político y Empresarial


nacho@lujano.mx

Comparte ésta noticia:
 
Copyright © 2011. Tribuna Libre Noticias - All Rights Reserved
Con el libre derecho de hablar con apego a derecho | Periodismo: Objetivo, Plural, Investigación, Critica, Polí­tica...
Webmaster
Página Web Diseñada por: Lachito.com