expresión de los columnistas

La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

martes, 1 de octubre de 2019

Místicos y Terrenales


*La Fiscal no reportó la masacre de Coatzacoalcos
*La masacre de Minatitlán tampoco está registrada
*7,000 carpetas de investigación ocultas, tan sólo en el sur

Marco Antonio Aguirre Rodríguez | 01 octubre de 2019
Tribuna Libre.- Paradojas de la política y del ocultamiento de información:
Este lunes 30 de septiembre, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez anunció que ya existe una persona detenida por la masacre del bar “Caballo Blanco”, ocurrida en Coatzacoalcos el 28 de agosto de éste año.
Esa noche trágica en la que fallecieron 26 personas intoxicadas por el humo que se produjo al incendiar el lugar un grupo criminal. Y luego cayeron otros más, en los siguientes días.
Pero en la estadística por la incidencia delictiva en Veracruz durante agosto, no se reportan esos decesos. Apenas hay 6 casos de homicidio anotados en Coatzacoalcos.
Nada más 6.
Y en el Caballo Blanco, en la primera noche, fueron 26.
¿Dónde están los demás?.
Si le pusieran nombre y rostro a esas muertes violentas, ¿alguna correspondería con la de quienes fallecieron en ese lugar?.
Son 127 homicidios dolosos en agosto, los que se aceptaron como tales, según la estadística presentada.
Cada mes las fiscalías de los estados deben remitir al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), los datos sobre la incidencia delictiva en el estado.
Si a ese número le hubieran sumado los por lo menos 26 casos del Caballo Blanco, la cifra hubiera llegado a 153, el número más alto en mucho, mucho tiempo.
Además de los homicidios de Coatzacoalcos que se dejaron fuera para no abultar más la cifra, ¿cuántos otros crímenes de este tipo no habrán reconocido?.
Esta es la presentación de Verónica Hernández Giadáns, la fiscal sustituta, encargada de despacho, provisional o como le quieran llamar, en cuanto a la entrega de estadísticas criminales en Veracruz.
Porque lo más seguro es que la estadística correspondiente a agosto finalmente ya no la envío Jorge Winckler, porque le hicieron la “destitución provisional” el 3 de septiembre.
Hernández Giadáns tomó posesión del cargo y ocupó la dependencia, el mismo día.
El gobernador Cuitláhuac García Jiménez fue enfático al mencionar que son las fiscalías las que mandan las cifras sobre la incidencia delictiva. Lo hizo el 26 de septiembre, cuando le preguntaron sobre la alta cantidad de feminicidios que se han dado en Veracruz en los últimos meses y hasta años.
125 decesos violentos de mujeres es lo contabilizado durante 2019, el número más alto en todo el país.
Esas cifras son falsas –aseguró-, porque son con base en lo que reportó la Fiscalía. “Estamos esperando que la nueva Fiscal aclare las cifras, porque las necesitamos para hacer las acciones de políticas públicas en la materia”.
Pero Verónica Hernández no corrigió las cifras de los feminicidios.
Vaya, ni siquiera se tomó la molestia de vigilar que el reporte de la incidencia delictiva fuera real.
Por omisión, o por complacencia, el subregistro de delitos en Veracruz, sigue.
Y un ejemplo acogedor son la masacre del bar Caballo Blanco, en agosto, y la masacre de Minatitlán, el 19 de abril.
La estadística anota que durante agosto en Coatzacoalcos hubo sólo 2 homicidios por arma de fuego y otros 4 “con otro elemento”.
¿Dónde están los que murieron por el ataque al bar Caballo Blanco?, ¿en qué casilla estadística, de conteo macabro los pusieron?.
¿Acaso los colocaron en “homicidio culposo”, es decir, involuntario?.
Tampoco están los números ahí.
Para Coatzacoalcos el reportó que se envió al SESNSP fue de sólo 3 casos de este tipo.
Parece que en ninguna, parece que Verónica Hernández decidió proseguir por el camino del ocultamiento de la real incidencia delictiva en Veracruz.
Ahí están los datos que la Fiscalía de Hernández Giadáns decidió que eran los que debían hacerse públicos.
No son los datos de la real incidencia delictiva.

¿Y LOS MUERTOS POR LA MASACRE DE MINATITLÁN, DÓNDE LOS PUSIERON?
La masacre de Minatitlán significó la muerte de 14 personas.
Ocurrió el 19 de abril de éste año.
El reporte de homicidios en ese municipio, en ese mes, sólo registró 1 deceso.
Nada más uno.
Ese fue el reporte que hizo la fiscalía con Jorge Winckler.
Desaparecieron la masacre de Minatitlán (http://misticosyterrenales.blogspot.com/2019/05/misticos-y-terrenales-fiscalia-no.html ), como ahora lo hacen con la masacre de Coatzacoalcos.
¿Dónde quedó el registro de los muertos de la masacre de Minatitlán?.
El gobernador tiene toda la razón cuando menciona que se debe corregir la estadística de la incidencia delictiva en Veracruz.
Merecemos conocer de que tamaño es el daño que se sufre en el estado, sin los crímenes escondidos, eliminados, para simular que el infierno es menos grande de lo que en realidad se extiende.
El gobernador mencionó que tan sólo en la fiscalía regional del sur del estado, hay más de 7 mil carpetas de investigación archivadas.
Todas esas son delitos no reconocidos, para que la baja eficacia de la fiscalía de Veracruz en la procuración de justicia para los veracruzanos, no disminuya más.
De las carpetas de investigación en las que sí se procedió, que fueron muchas menos de las que se armaron, menos del 2.5 por ciento fueron judicializadas, es decir, llevadas a proceso.
¿Y cuántos de esos delitos habrán sido castigados?.
Hasta ahora, con Hernández Giadáns, ¿cuál es la eficacia real en la Fiscalía?.
La impunidad para los delincuentes en Veracruz sigue siendo alta, muy alta.
Como lo reconoció el gobernador Cuitláhuac García.
La seguridad es uno de los grandes reclamos de los veracruzanos.
La alta inseguridad es la que ha llevado al presidente Andrés Manuel López Obrador ha decir que en Veracruz hay problemas.

  Pague aquí su recibo del agua