expresión de los columnistas

La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

miércoles, 20 de noviembre de 2019

En medio de crisis, PAN se fractura por dinero en Congreso de Veracruz


*Disputa por prerrogativas al interior de la LXV Legislatura dividió a la fracción del PAN; de 13 diputados 8 desconocieron al nuevo líder.

Xalapa, Ver. | 20 noviembre de 2019 
Tribuna Libre.- Pese al discurso conciliador y unificador de la nueva cúpula albiazul en Veracruz, el Partido Acción Nacional experimenta una polarización en dos facciones: uno, afín al actual dirigente Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, y del lado contrario, militantes a favor del ex dirigente José de Jesús Mancha Alarcón.

La división se refleja puntualmente con la fragmentación del Grupo Legislativo del Partido en dos bancadas: una, coordinada por el diputado local Omar Guillermo Miranda Romero, designado directamente por Guzmán Avilés; y una escisión con siete diputados panistas, denominada “Acción Nacional Veracruz”.

El pasado 14 de noviembre, la diputada María Josefina Gamboa Torales, ex funcionaria del municipio de Boca del Río durante el gobierno de Miguel Ángel Yunes Márquez, notificó a la Mesa Directiva de la decisión de retirarse de la bancada del PAN y conformarse en el Grupo Legislativo Mixto de Acción Nacional-Veracruz.

A la par de ella, igual renunciaron Montserrat Ortega Ruiz (esposa de José de Jesús Mancha), María de Jesús Martínez Díaz, María Graciela Hernández Iñiguez, y Judith Pineda Andrade; y los diputados Sergio Hernández Hernández, Ricardo Arturo Serna Barajas y Juan Manuel de Unánue Abascal.

A lo anterior, la diputada local por Tantoyuca, Judith Pineda Andrade, presentó su renuncia como integrante de la bancada panista y se declaró “diputada independiente”, movimiento legal por el que pueden proponer la integración del grupo mixto.

En el oficio, Gamboa Torales también solicita iguales consideraciones para su bancada nueva y sobre todo, se le brinden las prerrogativas correspondientes, tal y como lo establece la ley y el reglamento interno del Legislativo.

PARA SEPARATISTAS, CONCILIACIÓN

A pesar de la evidente ruptura, y con el debilitamiento del contrapeso del Partido, la dirigencia en el estado de Veracruz optó por el mensaje conciliador y no por un discurso inquisidor contra los disidentes.

Ejemplo de ello, el presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, evitó adelantar la posibilidad de una expulsión a los inconformes, sino que les exhortó al diálogo con el comité directivo.

“Tenemos que agotar el diálogo, en el partido queremos la unidad, si ellos no la buscan obviamente en su momento se harán las acciones correspondientes pero lo primero es agotar el diálogo”.

De igual manera, cuestionado por los medios, Guzmán Avilés negó la existencia de una división en el grupo legislativo, y presumió que en Veracruz, “solo hay un PAN”.

“No hay dos fracciones, aquí hay una sola fracción del PAN y el que pongan ellos Acción Nacional Veracruz es porque no está ubicado, porque el PAN nada más existe uno en Veracruz, estaremos platicando con ellos para que recapaciten porque no es viable que haya un grupo partido a la mitad”, afirmó.

De hecho, en una revelación a los medios, Guzmán Avilés dio a conocer que invitó a por lo menos dos diputados de la nueva bancada a reunirse con él; situación nunca concretada.

 Con fecha 4 y 12 de noviembre, Joaquín Guzmán mandó dos oficios a igual número de legisladores, sin revelar su identidad, para celebrar una reunión de trabajo en conocidos restaurantes.

Esto, con fundamento en el artículo 76 del Reglamento de los Órganos Estatales y Municipales del PAN, que a la letra dice: “además de las atribuciones que establece el artículo 77 de los estatutos (el Presidente) deberá: a) reunirse con los diputados locales o con el grupo parlamentario en su caso, con la frecuencia que se requiera para el mejor desempeño de su trabajo político-legislativo”.

Los aludidos, no acudieron al encuentro, reveló Joaquín Guzmán.

“Algunos son diputados plurinominales y tienen que valorar eso ellos porque tendrían que dar la respuesta al partido, no a mí, al partido que les dio el honor de ser representantes del PAN. Tomaremos las determinaciones en su momento, ver qué están violentando para poder actuar y si violentaron los estatutos se podrá (proceder contra ellos), si no hay que agotar el diálogo”, expuso el dirigente panista.

Con la renuncia de los diputados a la bancada, la fracción legislativa solo integrará a los legisladores Enrique Cambranis Torres, Rodrigo García Escalante, Nora Jessica Lagunes y Bingen Rementería Molina, bajo la coordinación de Omar Guillermo Miranda Romero.

Al respecto, Miranda Romero no calificó la serie de renuncias como una “fractura”, sino más bien como una perspectiva diferente en la fracción.

“Son puntos de vista distintos, yo no lo veo como una fractura” minimizó.

En todo caso, advirtió que lo formulado por los diputados de “Acción Nacional-Veracruz” ante la Mesa Directiva es una solicitud para conformar una nueva bancada, y en todo caso, corresponderá a la Secretaría del Congreso dictaminar la legalidad de la petición.

“Nosotros sabemos de entrada que no cumple porque la ley dice que solo puede existir un grupo por Partido” alertó.

Sobre la salida de Judith Pineda de la bancada, explicó que la diputada primero debió renunciar al Partido Acción Nacional.

"Son cosas muy claras pero al final del día, pero lo dejaremos de lado y vamos a buscar el consenso", dijo el coordinador panista.

UN AZUL DE DOS COLORES

La contienda interna del Partido Acción Nacional en Veracruz se caracterizó por las acusaciones mutuas de los simpatizantes de Joaquín Guzmán como los de José Mancha.

De hecho, el bando a favor de Mancha Alarcón acusó a sus rivales de beneficiar al Gobierno de Veracruz y al Partido Morena, con mayoría en el Congreso.

Incluso, el propio Mancha Alarcón acusó a Guzmán de “estar arrodillado” ante el presidente Andrés Manuel López Obrador y ante el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez; a quienes dijo, “no toca ni con el pétalo de una rosa”.

En contraparte, Guzmán Avilés reiteró, incluso en dos ocasiones, su deslinde de Morena y de los políticos postulados por dicha fuerza.

“Se lo estoy diciendo bien claro, no tengo nada que ver con Morena, soy panista”, enfatizó el entonces aspirante, ganador de las elecciones internas del partido.

Sin embargo, la fractura en el Partido inició y aumentó desde meses antes, cuando el pasado 17 de julio, el entonces coordinador del Grupo Legislativo del PAN expulsó a los diputados Enrique Cambranis Torres y Nora Jessica Lagunes Jaúregui.

Lo anterior, con el argumento que ambos legisladores votaron a favor de suspender provisionalmente los poderes municipales en Mixtla de Altamirano, medida impulsada y punto de acuerdo propuesto por Morena.

De igual forma, el Grupo Legislativo del Partido Acción Nacional solicitó a la dirigencia estatal del blanquiazul proceder con la expulsión del organismo de Cambranis Torres como de Nora Jessica Lagunes.

Sin embargo, la medida correctiva sólo generó ruido mediático, dado que desde el Comité Directivo del Partido “inmovilizaron” tales procedimientos.

La salida de los diputados de la bancada panista no sólo disminuye la fuerza del grupo coordinado por Omar Miranda, sino reduce las prerrogativas asignadas por el Congreso para cada uno de las fracciones parlamentarias.

Lo anterior, dado que por trimestre, cada bancada recibe un subsidio extraordinario proporcional cada diputado integrante, de acuerdo con Artículo 8 fracción X primer párrafo del Reglamento para el Gobierno Interior del Poder Legislativo y 33 fracción V la Ley Orgánica del poder Legislativo del Estado de Veracruz de Ignacio de La Llave.

Cabe destacar que al cierre del tercer trimestre de 2018, la entonces legislatura del estado reportó un pago de cien mil pesos por cada integrante a las bancadas representadas.

En este caso, el grupo legislativo del PAN, con 13 miembros, pasaría de recibir 1.3 millones de pesos a sólo 500 mil pesos; mientras que la nueva bancada coordinada por María Josefina Gamboa recibiría 800 mil pesos, incluyendo la adhesión de Judith Pineda.

A esto, se suma la incertidumbre del personal adscrito a la fracción parlamentaria del PAN, que con el cambio de coordinador de Sergio Hernández a Omar Miranda, prácticamente implica el despido de personal afín al legislador plurinominal y la incorporación de nuevos trabajadores.

  Pague aquí su recibo del agua