La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

martes, 21 de enero de 2020

Místicos y Terrenales



          Soledad Atzompa y Chinameca, muestras de un gobierno fallido
          Cuitláhuac retenido de la 1 a las 9:30 p.m
          Guerrilla, autodefensas y linchamiento de criminales

Marco Antonio Aguirre Rodríguez | 21 enero de 2020
Tribuna Libre.- Los hechos de éste domingo en Soledad Atzompa se quedó ya como un ejemplo más de un gobierno que no sabe gestionar la crisis y que se muestra débil y desarticulado ante las presiones sociales.
Cuitláhuac García esperaba llegar a Soledad Azompa sólo a dar un paseo triunfal, a levantar cola, rabo y orejas de un toro que debía estar finiquitado.
Pero como su secretario de gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, no pudo desarticular nada, Cuitláhuac García tuvo que llegar a meterse a la boca del lobo… otra vez.
Los pobladores de Soledad Atzompa desde el 15 de enero anunciaron que emprenderían una gran marcha hacia Xalapa y que bloquearían las carreteras aledañas, para reclamar el cumplimiento de los compromisos hechos por la administración de Cuitláhuac García.
Fue en asamblea con los representantes de las 42 comunidades del municipio.
Al día siguiente les dijeron que todo se iba a resolver…
Y nada.
El día 18 les dijeron que ya estaba todo arreglado, que al día siguiente se firmarían los acuerdos…
Y nada.
Por eso a Cuitláhuac García le dijeron que ya estaba todo arreglado… y se lo creyó.
Por eso llegó a Soledad Atzompa tan rápido cuando le dijeron que sus funcionarios estaban retenidos.
Por eso, cuando a los más de 5 mil habitantes de la zona, Cuitláhuac García les quiso vender la historia de que todo es culpa del pasado, en lugar de que estos le aplaudieran y mostraran la comprensión que esperaba, le reclamaron que esas eran promesas suyas.
Mandó por delante a sus piezas, para terminar de cerrar tratos, y para que le avisasen que ya estaba todo listo para que pudiera lucirse
Desde las 10 de la mañana los habitantes de Soledad Atzompa ya esperaban al gobernador en la plaza, con cartulinas reclamando que no les habían cumplido lo prometido.
Les dijeron que pondrían mayor vigilancia y les pidieron que desarticulasen las autodefensas que tienen en la zona, porque ya no harían falta… Y Hugo Gutiérrez Maldonado, el secretario de Seguridad Pública, no cumplió.
Les prometieron que habría más centros de salud y medicinas suficientes y equipo médico y de curación, en cada uno… Y Roberto Ramos Alor, el secretario de Salud, no cumplió.
Les aseguraron que le darían mantenimiento a la carretera y a los caminos vecinales, además de construir otros… Y Elio Hernández Gutiérrez, el secretario de Infraestructura y Obras Públicas, sólo se hizo el desentendido.
Les juraron que habría maestros para todas las escuelas y protección para los profesores… Y Zenyazen Escobar, ni excusas dio por el incumplimiento.
Les firmaron una minuta para atender los sistemas de agua entubada y drenaje… Y Félix Jorge Ladrón de Guevara, director General de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz (CAEV), parecía como que ni se acordaba.
Por eso es que estos funcionarios llegaron primero, por ahí de las 11 de la mañana, una hora después de lo acordado.
Y cuando los habitantes de Soledad Atzompa no vieron llegar al gobernador, anunciaron que no los dejarían salir hasta que arribase Cuitláhuac García y que se comprometiese.
Y empezó el jaloneo.
Y quien debía resolver el problemas, el encargado de la política interna del gobierno del estado, de la gobernabilidad de la entidad, Eric Cisneros, no apareció por ningún lado.
Algo hizo percibir a Cuitláhuac García que si no iba, el conflicto podría escalar.
Otra vez el gobierno del estado había sido doblado ante la presión de los pobladores.
Este domingo 19 de enero fue como aquel 9 de marzo cuando en Chinameca lo bloquearon hasta que prometió que eliminaría el tiradero que pretendían constuir en ese municipio.
Un ejemplo más de cómo no se debe llevar una administración estatal, como ocurrió también con la toma de la presa Yuribia (que abastece de agua a Coatzacoalcos) durante 4 días por parte de ejidatarios, hasta que les ofrecieron obras, programas sociales y (según versiones) hasta dinero en efectivo para los lideres del movimiento.
Cuitláhuac García llegó a las 13 horas aproximadamente, escoltado con más de 20 patrullas y unidades de seguridad pública, directo al Palacio Municipal, al salón de usos múltiples, con la idea  de arreglar todo rápido y poder ir a comer en un buen lugar.
Se encerró con el alcalde Armando Pérez de los Santos y los 42 representantes comunitarios, pero quienes estaban afuera y los que estaban adentro, lo hicieron ir a dar la cara a la plazoleta, donde le dijo a los habitantes de Soledad Atzompa que todo se arreglaría.
Y no le creyeron.
Y Cuitláhuac García cedió.
El gobierno del estado se dobló nuevamente.
Y mientras esperaba que se hicieran las nuevas minutas que debía firmar, los representantes de las 42 comunidades pidieron exponer sus problemas, porque hasta ahora nadie los había escuchado, nadie les había recibido su lista de reclamos.
Y accedió, para atenderlos, para escucharlos.
Y en lugar de irse a comer a un buen lugar, le dieron las 3 y 4, las 5 y las 6.
A esa hora las minutas con los nuevos acuerdos ya estaban listas para la firma.
Se estamparon las rúbricas y Cuitláhuac García anuncio que se iba, pero los representantes comunales que no habían sido escuchados, protestaron.
Y de alguna forma el reclamo llegó a la calle, donde los habitantes de Soledad Atzompa se pusieron alertas y le dijeron a los acompañantes de los funcionarios: No se van, hasta que no esté todo listo, no se van.
Y siguieron ahí, hasta que dieron las 7, las 8 y las 9.
Y por ahí de las 9:30 al fin todo estaba listo para que partieran.
La caravana salió y los habitantes de Soledad Atzompa, con el refrendo de que un paquete de compromisos se cumplirá en los primeros tres meses del año, los despedían con palabras amables:
Váyanse con cuidado. A ver si no los asaltan. Por aquí es muy peligroso andar de noche.
Pero nada le pasó al convoy.
Supuestamente hoy lunes debió iniciarse la construcción de cuatro muros de contención, necesarios para las obras carreteras solicitadas.
También debe iniciar la reconstrucción de la carretera, porque Cuitláhuac García se comprometió a regresar al menos una vez al año, para evaluar lo realizado y que digan qué está mal.
Ahora si Cuitláhuac García y sus funcionarios podían ir a comer a un buen lugar. Los místicos del gobierno del estado, podrían retomar su estatus.
Y con ellos iba la amenaza de un grupo de terrenales de que si no les cumplían volverían a organizarse para hacer otras acciones.


DE LA GUERRILLA, LOS AUTODEFENSAS Y EL LINCHAMIENTO DE CRIMINALES
De los terrenales de esa zona donde en 1997 surgió el grupo guerrillero Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), undado en 1997 por Gloria ena Agis “Coronela Aurora”, nativa de Orizabasu hermana Norma.
Ahí donde el TINAM (Timocepanotoke Noche Altepeme Macehualme / Unión de Todos los Pueblos Pobres, en náhuatl) tiene bases sociales.
En esa región donde hay autodefensas que han llamado criminales por los ataques que realizan contra los grupos delincuenciales.
En ese municipio donde el 25 de febrero de 2007 fue encontrada Ernestina Ascencio Rosario, de 73 años, que acusó haber sido violada por soldados.
El mismo lugar donde retuvieron al entonces Secretario de Seguridad, Juan Manuel Orozco y al Procurador de Justicia, Emeterio López, y destruyeron sus vehículos oficiales.
El mismo punto donde en 2013, comerciantes indígenas golpearon a cinco policías de Acultzingo y al secretario de ese ayuntamiento, acusándolos de extorsión, porque les pedían dinero para dejarlos sacar sus productos de la región. Los hicieron caminar descalzos y a golpes por más de cuatro kilómetros.
Son los terrenales que viven en el municipio donde hace menos de un año, lincharon y quemaron a seis presuntos delincuentes por intento de secuestro de un maestro rural.
Y el 25 de mayo de este año, cientos de pobladores apedrearon el Palacio Municipal y la casa de la Síndico Único, Teresa Hidalgo, porque no les llegaban los recursos del Programa Prospera.

Web Master