La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

lunes, 23 de marzo de 2020

Entre lo utópico y lo verdadero



Los excesos y lujos de la ilegal  Encargada de la FGE

Claudia Guerrero Martínez | 23 marzo de 2020
Tribuna Libre.- Verónica Hernández Giadans  llega al cargo para convertirse en pieza decorativa de  la Fiscalía General del Estado. No toma las decisiones;  tampoco, sus opiniones cuentan y sólo la colocan al frente, para que en un futuro, las investigaciones por omisiones legales, desvíos de recursos y abusos de autoridad recaigan en esta presunta abogada,  quien  tal parece estudió Derecho en la nocturna y su único mérito es tener una relación cercana, muy cercana al Secretario de Gobierno Eric Cisneros Burgos.  Y lo que tanto criticaba MORENA y ahora, había prometido ser un gobierno honesto y austero, fue sólo una pantalla, para advertir todos los días, que estos silvestres funcionarios estatales, con poder, se transformaron. Les vamos a contar cómo estos verdaderos parásitos están al frente de dependencias tan sensibles y ahora que tiene el control, sólo sirven para intereses personales de personajes sin ética, ni amor a Veracruz.  

Recordemos, que durante su comparecencia ante diputados locales, en el Congreso de Veracruz, el 21 de enero del 2020, Verónica Hernández Giadans  confirmó la exclusiva que habíamos dado a conocer,  al haber advertido que la Encargada de la Fiscalía General del Estado era prima hermana de Guadalupe Hernández Hérviz, señalada por la Fiscalía General de la República, como  la operadora del Comandante H, Jefe de plaza en Coatzacoalcos y detenida por  los delitos de secuestro, extorsión y narcomenudeo. Verónica Hernández confirmó esta información, pero quiso deslindarse de su prima, asegurando no tener relación con ella, desde hace más de 20 años. Siendo esto falso, pues existe hasta la fecha, una  relación entre los hermanos Othón y Diego, padres de ambas primas y  se ven,  frecuentan y hasta asisten a los  cumpleaños, fiestas y reuniones de amigos.   

Los excesos de la Encargada a la FGE, se visualizan desde el número de guardaespaldas. Verónica Hernández Giadans, durante la misma comparecencia ante diputados locales, aseguró tener sólo seis guaruras y esto es falso. La improductiva Encargada tiene a sus órdenes 50 guardias y 8 elementos de la Marina. Sus hijas también tienen guardaespaldas y aunque usted no lo crean, su padre, Diego Hernández, un hombre con muchos problemas de alcoholismo, se ha metido en problemas en bares y cantinas, en Los Tuxtlas, pues ha tenido peleas y le falta el respeto a  quien sea. Es por eso, que actualmente,  Verónica Hernández Giadans le ha impuesto guaruras a su padre, para que lo cuiden, gastando recursos públicos para proteger a un consumado alcohólico.

No existe racionalidad en el presupuesto de la FGE y  para mostrar el presunto  “verdadero cambio”, a Verónica Hernández se le ocurrió cambiar las llantas a todos los vehículos de la Policía Ministerial y de los administrativos, pero también, compró camionetas y vehículos nuevos, con la intención de mostrar a la opinión pública que sí se está realizando manejos significativos en la dependencia.  El criterio es dar un cambio estético,  no operativo.  La Suburban que usaba Jorge Winckler Ortiz, cuando se ostentaba como Fiscal General, ahora está asignada al  Director de la Policía Ministerial.

Lo vergonzoso de la nueva administración de FGE, que antes se pretendía dignificar al meter a la cárcel a muchos delincuentes, entre ellos,  exfuncionarios Fidel-duartistas y combatir la impunidad,  hoy no es ni el recuerdo, pues los Jueces de Control han dejado libres a la mayoría de detenidos, por la pésima integración en  las Carpetas de Investigación.

Y esto se debe, en parte,  a que la Secretaría de Seguridad Pública, teniendo al frente a Hugo Gutiérrez Maldonado, quien es el responsable de la conformación de grupos especiales, que ilegalmente realizan detenciones y estos elementos han sido señalados de que al término del operativo, se roban todas las pertenecías de los detenidos y sus familiares, como botines de guerra.   Actos de corrupción permitidos por el titular de SSP y Asuntos Internos no interviene.

Ustedes inteligentes lectoras y lectoras, se preguntarán, si Verónica Hernández Giadans es una pieza decorativa, quién manda verdaderamente en la FGE… La respuesta es  Manuel Fernández Olivares, alias “El Pámpano”, quien se ostenta como Secretario Técnico de la FGE y es la persona que lleva el control de toda la dependencia administrativa y ministerial. Nos informan que la permanencia en el cargo  de Manuel Fernández Olivares, finalizará en las próximas semanas, por no tener los exámenes de confiabilidad, como lo externamos en anteriores entregas, con la liga: https://periodicoveraz.com/secretario-tecnico-de-fge-veracruz-no-paso-examenes-de-control-y-confiabilidad/  y fue en el 2017, haber sido removido de su cargo como Juez Primero  de Primera Instancia en Coatzacoalcos, al tratar de proteger y  ayudar al Comandante H,  Hernán Martínez Zavaleta… Su próxima renuncia se dará con base a que sus antecedentes están afectando  la credibilidad de la FGE, pero además, este servidor público no cuenta con los exámenes de confiabilidad, al igual que Verónica Hernández Giadans, ya que la figura de Encargada, no existe para  obtener la certificación federal.

Lo interesante es que en la Fiscalía General del Estado existe una estructura criminal, desde la Encargada con sus nexos familiares con el Comandante H; El Pámpano, quien también está involucrado con Hernán Martínez Zavaleta y Marcela Aguilera Landeta, actual Fiscal Encargada de Investigaciones Ministeriales y la relacionan con el líder de la Unión General Obrero, Campesino y Popular (UGOCP)  Margarito Montes Parra, quien fue asesinado en el 2009, en Cajeme, Sonora. Indignante, que Marcela Landeta, quien fue ayudada y apoyada por el diputado local Juan Carlos Molina Palacios, quien fuese asesinado el 9 de noviembre del 2019, la misma Marcela Landeta ha obstaculizado la investigación para perderse en un mar de investigaciones e hipótesis.

Por último, ante la falta de liderazgo y que todos los Jefes de la FGE hacen lo que quieren, también los policías ministeriales, quienes tienen órdenes de aprehensión y éstas no son realizadas,  sólo se ejecutan las que son pagadas, cobrando hasta $200 mil pesos para ejercerlas y  muchas de ellas, aún no tienen vinculación con una Carpeta de Investigación.

El presidente López Obrador, MORENA y el Gobierno de Cuitláhuac García aseguraban que al quitar a Jorge Winckler, habría un cambio significativo y la FGE sería un ejemplo de transparencia, acciones y cero impunidades. A seis meses de tener el control, la FGE se ha convertido en un producto de oportunidades clientelares y para hacer negocios, colocando en último lugar la aplicación de la ley, ante un grupo de corruptos, en una estructura criminal.

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com


Twitter:@cguerreromtz

Web Master