La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

viernes, 6 de marzo de 2020

Informe rojo… Carranza: gobernar atropellando

* Destruye canchas de Futbol 7  * A Ember Ballinas no le notificaron la demolición  * Hay litigios en curso  * Morena y su afán de violar la ley  * Desafuero en un acto  * Y van por diputados del PAN * Terrenos nacionales regalados al hermano de Felicia  * México Libre en Coatza, infiltrado por Caballero  * Líder sindical golpeado; se va o su familia lo pagará 

Mussio Cárdenas Arellano | 06 marzo de 2020
Tribuna Libre.-  Rapaz y engreído, Víctor Carranza vuelve a lo suyo, el uso abusivo del poder, pisoteando al Congreso, ignorando el derecho, aferrado a un acta falsa de cabildo, aún en litigio, y arrasando con lo último que queda del Parque Miguel Hidalgo. El alcalde, para desgracia de Morena, así es.

Su último golpe lo asesta el lunes 2, tras ser sobreseído el juicio de amparo interpuesto por la Liga Futbol 7, a la que, sin embargo, no le notificó los trabajos de demolición.

A golpe de marro, sus esbirros se extasiaron destruyendo dos canchas con pasto sintético, arrasando las instalaciones de la Liga Futbol 7, cuyo titular, Ember de Jesús Ballinas García, obtuvo la concesión del ayuntamiento de Coatzacoalcos, en 2014, y fue ratificada en 2016, para el usufructo del espacio deportivo, unos 2 mil 500 metros cuadrados, por espacio de 11 años, según consta en los archivos del Congreso de Veracruz.

Sobre la expulsión de las ligas de futbol, Carranza erige una obra de corte ecológico, el Parque Central, financiado con recursos del Programa de Apoyo a Comunidades y Medio Ambiente (PACMA) de Petróleos Mexicanos, unos 100 millones de pesos.

Pero en ese punto también violó la ley.

El predio, de unas 10 hectáreas, ubicado a unas nueve cuadras del río Coatzacoalcos, una zona de alto valor catastral y comercial, no se hallaba libre de litigios. Por lo menos cinco ligas deportivas habían interpuesto juicios de amparo cuando Víctor Manuel Carranza Rosaldo, sus regidores aliados y una runfla de funcionarios a su servicio, dieron en banderazo inicial en una ceremonia que estuvo a punto de devenir en un altercado.

Ahí se hallaban los dirigentes de las ligas de futbol. Pancartas en mano, exhibieron los números de expediente correspondientes a los juicios de amparo con los que acreditaban que sus derechos se estaban violando.

Junto a Carranza se regodeaba un par de funcionarios de Pemex, que pese a observar que el predio estaba inmerso en litigios, suscribieron el documento con el que PACMA comenzaba a destinar los 100 millones de pesos para la construcción del Parque Central. Uno de los juicios conmina al ayuntamiento a demostrar si acredita ser el propietario real del área en disputa.

Carranza y su pléyade de morenistas, priistas serviles, ejecutivos de Pemex a modo, no cedió. Erigía así su capricho ecológico sobre el derecho de la sociedad.

La treta comenzó en septiembre de 2018, una vez sabida la decisión de Carranza por acabar con el espacio deportivo y dar pauta al proyecto ecológico. Miles de deportistas vieron así el cierre de sus instalaciones, que por años usufructuaron mediante permisos verbales tipo comodato, algunos con documentación oficial, haciéndose cargo del costo de los servicios y el mantenimiento de los campos, gasto de los que relevaba al ayuntamiento en turno.

Ember Ballinas, presidente de Futbol 7, promovió entonces el juicio de amparo 1123/2018 y sustentó su derecho en un documento que a la postre resultó explosivo para Carranza y uno de sus principales cómplices, Miguel Pintos Guillén, secretario del ayuntamiento de Coatzacoalcos: el acta de cabildo con la que demostró ser el concesionario.

El acta de cabildo en cuestión, de fecha 24 de octubre de 2014, presenta el sello de vista por parte del Congreso de Veracruz. En ella aparecen las firmas del alcalde Joaquín Caballero Rosiñol y sus 14 ediles.

Ante la evidencia de que la concesión es válida, Carranza y su banda esgrimieron que en los libros de archivos de la Secretaría del ayuntamiento constaba otra acta de cabildo, misma que no acreditaba que se hubiera otorgado la concesión a Ember Ballinas sino que ese día los ediles aprobaron la venta del un terreno municipal a un particular.

Pero la maroma se destiñó.

Un peritaje acreditó que la copia del acta presentada por Ember Ballinas es legal. Sin embargo, el aparato mediático, integrado por la prensa-foca del alcalde, desvirtuó el dictamen. Hizo pasar el acta falsa, de la autoría de Miguel Pintos y usada en el juicio de amparo por el titular del Departamento Jurídico, Agustín Jiménez Hernández, como auténtica.

El acta del clan Carranza-Pintos-Agustín “estaba alterada y denotaba una manipulación deliberada”, señala una relatoría de hechos elaborada por Ember Ballinas.

Cundía la duda al interior del cabildo actual. Varios ediles instaron al alcalde Carranza y al secretario Pintos a presentar el libro de actas y cotejar las dos actas en controlersia. La respuesta de Miguel Pintos fue insólita: el libro de actas había sido sustraído de su oficina y ya no había manera de recuperarlo.

La estocada llegó desde el Congreso de Veracruz. Tres documentos corroboraron que la concesión otorgada a Ember Ballinas es legal. El 1 y 4 de diciembre de 2014, la Legislatura presidida por Anilú Ingram avaló la concesión aprobada por el cabildo. El 27 de octubre de 2016, la comisión permanente del Congreso corroboró los derechos de Ember sobre los 2 mil 510 metros cuadrados para construir y habilitar dos canchas con pasto sintético, baños y oficinas. Así lo resumió el portal Distrito Rojo (https://bit.ly/2VPfZFx).

Hará dos semanas, la Fiscalía Anticorrupción citó a declarar a los ediles del ayuntamiento joaquinista a fin de esclarecer si ellos otorgaron la concesión a Ember Ballinas, presidente de la Liga Futbol 7. La respuesta fue afirmativa.

Miguel Pintos y Agustín Jiménez, en consecuencia, tienen un problema legal.

Sobreseído el juicio de amparo, Ember Ballinas ataca por la vía federal. Ambos funcionarios son responsables del uso de un acta falsa ante un juzgado federal.

“Por estas razones interpuse una denuncia ante la Fiscalía General de la República para que se investigaran los hechos y se fincaran responsabilidades”, apunta Ember Ballinas. El número de carpeta es FED/VER/COATZ/0004639/2019.

A la par, el presidente de Futbol 7 ha enterado al Órgano Interno de Control de Pemex sobre la responsabilidad de dos funcionarios de la empresa productiva del Estado por avalar la entrega de 100 millones de pesos del PACMA al ayuntamiento de Coatzacoalcos, a sabiendas de que el predio donde se construye el Parque Central estaba inmerso en litigios.

Los funcionarios implicados son Sergio Alfredo Chávez Lopez, coordinador Operativo de PACMA, y

Jorge Enrique Martínez Contreras, titular de la oficina PACMA Zona norte, quien acudió a Coatzacoalcos a dar el banderazo de salida junto con el alcalde Víctor Carranza.

Son tres litigios pendientes y Carranza insiste en usar al aparato de poder para terminar de destruir el viejo Parque Miguel Hidalgo, emblemático de la ciudad de Coatzacoalcos.

Lío estridente el del Parque Central, el reducto ecológico en que el falso creyente Víctor Carranza fincó uno más de sus atropellos a la ley.

Lo suyo es el uso abusivo del poder, pisoteando al Congreso, ignorando el derecho, aferrado a un acta falsa de cabildo, que aún en litigio, y arrasando con lo último que queda del Parque Miguel Hidalgo.

Lo suyo es andar entre el tropel, vulnerar la ley, incurrir en ilícitos de corte federal, implicar a la runfla de Pemex, los que sabiendo que el predio arrebatado a las ligas de futbol estaba en litigio, dispusieron —sabrá a cambio de qué— que PACMA le inyectara 100 millones de pesos al sueño ecológico del alcalde.

Así es Víctor Carranza. A Dios rogando y con el mazo dando.

Archivo muerto

Abandonado, Erick Iván no tuvo la suerte de Jorge Winckler. Al fiscal del yunismo azul lo acuerpó el PAN, parte del PRI, Gonzalo Guízar y su bancada legislativa y hasta contó con la abstención y el silencio de diputados de Morena. Erick Iván Aguilar López terminó desprotegido y ahora aprehendido. Lo arrincona el aparato morenista, el (des)gobernador Cuitláhuac García y la fiscal espuria, Verónica Hernández, prima-de-la-jefa-zeta; Eric Cisneros y la bancada del partido de López Obrador. A Erick, diputado que llegara bajo las siglas del Partido del Trabajo y luego se declarara independiente, le imputa la Fiscalía incitar a familiares de un fallecido en Alto Lucero, a mover el cadáver que permanecía bajo una pertinaz lluvia, desoídas las voces que pedían que interviniera el área ministerial. Los dolientes niegan el hecho y asumen que la decisión fue de ellos, eximiendo al diputado Aguilar de responsabilidad. De ahí el juicio de desafuero para consignarlo ante un juez. Y su suerte se esfumó. Este jueves 4 fue desaforado, votando los de Morena en bloque, salvo la diputada María Candelas Francisco Doce, quien se abstuvo, sirviendo los cuatroteros, una vez más, de comparsa al (des)gobernador de Veracruz, el salsero Cuitláhuac, y a su tripulado de cabecera, el corrosivo secretario Cisneros —uno es bruto para el poder y el otro le ayuda—. Dos granujas de medio pelo, priistas ambos, no dudaron en salir a bailar el Son de Morena. Erika Ayala y Jorge Moreno Salinas, del Clan de Héctor Yunes, mostraron que el servilismo es rentable. Días antes develaron sus ansias de contribuir al show. Les sirvió de pretexto una frase de Erick Aguilar —“a la fiscal me la como en tacos”— para justificar su voto a favor del desafuero. Peores infamias cometió Fidel Herrera, peores atracos realizó Javier Duarte y Erika y Moreno guardaron silencio, callados ante el desvío de recursos, los millones del erario usados para el enriquecimiento de los pillos y el financiamiento de las campañas del PRI. Con qué calidad moral diserta Erika Ayala cuando la preceden acusaciones de ilícitos en el sindicato de bachilleres, que ella controla, y la plaza de tiempo completo a su hijo cuando aún contaba con 17 años de edad. Erick Iván no es un modelo a seguir, pero lo que hay en el fondo no es un tema legal ni de honestidad. Es la venganza de Cuitláhuac y Cisneros, cobrando las cuentas del caso Winckler. El tema es político. Ahora el objetivo es el grupo panista disidente: Sergio Hernández, Maryjose, Marygraz Hernández, Monserrat Ortega. Hay denuncias y vendrán otras. Luego les aplicarán el desafuero. Y de ahí al proceso penal. Y mientras, Veracruz se hunde en la violencia, el rezago, su economía destrozada y el éxodo de inversiones hacia otras entidades de México. El cobro de facturas políticas es prioridad… Un día Jorge Gilberto Parra Moguel se levantó “productor rural” y quedó con casi 10 hectáreas de terrenos propiedad de la nación, en Yucatán. A título gratuito, el hermano de Felicia Parra, la número uno en el Clan de Víctor Rodríguez Gallegos, se agenció 11 predios en San Matías Cosgaya, estado de Yucatán, cuando su esposa, mujer o lo que sea, la hoy senadora Marybel Villegas Canché, era delegada de la Secretaría de Desarrollo Social en Quintana Roo. Ocurrió en 2015, entre el 6 de mayo y el 23 de julio. Jorge Parra, según la declaración 3 de 3 de la legisladora, sólo tenía cuatro propiedades, pero en la pesquisa salieron a relucir por lo menos 11 inmuebles. Lo reseña el periódico Sol de Quintana Roo. Ahí mismo el rotativo resalta: “A la hermana de éste, es decir a su cuñada, que vive en Coatzacoalcos, Veracruz, le puso a su nombre un departamento en Malecón Las Américas”. Son estos priistas disfrazados —Marybel, los Parra Moguel y Víctor Rodríguez y su banda— los que andan tras la gubernatura de Quintana Roo, si es que el senador José Luis Pech se los permite. Por algo similar, agenciarse predios propiedad de los quintanarroenses, con ventas simuladas y a bajo precio a familiares, el ex gobernador Roberto Borge Angulo está en prisión. Y quien avaló el fraude, siendo lideresa del Congreso estatal, fue Marybel Villegas Canché. Lo sórdido es lo suyo… Hace tiempo que Silviano en el futbol no pinta; ahora es grillo. Milita en el joaquinismo, una extensión del priismo, y su meta es infiltrar al partido México Libre de la ex panista Margarita Zavala y su esposo, el ex presidente Felipe Calderón. Silviano Delgado, otrora seleccionado nacional del futbol, afilia y afilia para México Libre y para que quede constancia lo sube a la red social Facebook. Así, los alfiles del ex alcalde de Coatzacoalcos, Joaquín Caballero Rosiñol, siembran en la parcela de la tan cuestionada —para muchos repudiada— ex pareja presidencial. Silviano, así como el promotor local de México Libre, Jesús Juárez, andan en pos de candidaturas o regidurías. O sea, ese engendro llamado México Libre es operado por el joaquinismo, extensión del marcelismo y del priismo que no quiere soltar el poder. Otras piezas en esta operación política son Christopher Alan Santos, Esteban Lara y Yahir Andrade, quienes se mueven al amparo de Movimiento Ciudadano… ¿Quién es ese líder de un sindicato de CAEV que acudió a un encuentro de beisbol, le metió fuerte al alcohol y terminó en un hospital brutalmente golpeado? Así sería la felpa que casi nada recuerda. Si acaso una frase que va más o menos así: “te abres o tu familia pagará las consecuencias”. ¿Fuego amigo? Sí…




https://mussiocardenas.com/informe-rojo/115850/carranza-gobernar-atropellando

Web Master