La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

viernes, 24 de julio de 2020

Veracruz. Se derrumba la industria estatal


Dr. Hilario Barcelata Chávez | 24 julio de 2020
Tribuna Libre.- El sector industrial en Veracruz enfrenta un profundo y preocupante derrumbe productivo.

1.- El problema coyuntural. Cae la producción total y sus ramas industriales.

La industria veracruzana sufre profunda caída de -6% durante el mes de marzo de este año, comparada con el mismo mes del año anterior.

Al interior de este sector la Industria de la Construcción es la que registra el peor desempeño al mostrar una caída de 21%. También la Minería tuvo un importante descenso de -6% en el mismo período, en tanto que la Energía eléctrica, agua y gas tuvieron un incremento de 4%, mientras que la Industria Manufacturera muestra un estancamiento al no tener incremento ni descenso en el volumen de la producción en el mismo período.



2.- La crisis industrial de largo plazo

Este comportamiento negativo es parte de una profunda crisis que enfrenta este sector que se evidencia en una tendencia descendente en los últimos siete años, periodo en el cual (2013-2020) la producción de este sector en su conjunto cayó -13%, siendo provocado este descenso por el desplome de la producción de la industria minera (petróleo) de -40% en el mismo período. El índice de crecimiento de esta rama industrial pasó de 100 puntos en 2013 a 59.7% en 2020. Al mismo tiempo que la industria de la Construcción cayó -22% (su índice pasó de 100 a 77.7) y la industria Manufacturera, aunque tuvo un descenso más moderado, también ha permanecido en una crisis de la que no ha podido recuperarse en estos mismos años; en el mismo período su producción se redujo-1.5%.

3.- El origen en la profunda crisis de la industria

Esta crisis industrial tiene su origen en la profunda crisis de la industria dela Construcción y en la riesgosa dependencia que la industria veracruzana muestra respecto de la industria petrolera, por lo que al encontrarse ésta en una crisis estructural arrastra a una crisis generalizada, no sólo en la industria sino en toda la economía veracruzana. Y esto es una situación que no puede revertir el mejor comportamiento de la industria de la energía eléctrica, agua y gas que fue la única que creció (19%) en el mismo periodo. Lo anterior significa que la crisis de la industria veracruzana es resultado de la falta de diversificación de la producción industrial que descansa de manera excesiva en la industria petrolera, no sólo de extracción sino también de la industria petroquímica.



La influencia negativa de la actividad petrolera (minería) y de la Construcción se evidencia al comparar las tasas de crecimiento de la producción industrial total y la de esas dos ramas industriales, observando que la caída de éstas explica en algunos años casi en su totalidad la caída de la producción total y en otros años al menos una parte muy importante de la misma.


Así por ejemplo en 2014 la producción industrial total se redujo -3.6% mientras que la Minería y la Construcción juntas cayeron -3.2%, es decir, explican casi la totalidad de la caída de ese año.

Lo mismo se observa en 2020 donde la caída de la producción industrial total es de -6.3% y la de la Minería y Construcción es de -6.6%. También en este año prácticamente la totalidad de la reducción del total es responsabilidad de esas dos actividades.

En el resto de los años la reducción de la producción minera y construcción es al menos la mitad de la reducción de la industria en su totalidad, como es el caso del año 2017 cuando aquellas se redujeron -4.6% y la industria total lo hizo en -8.2%.


  
4.- El derrumbe industrial un problema particular de Veracruz

La crisis que la industria de Veracruz enfrenta no es un fenómeno generalizado, por el contrario, es un fenómeno muy particular del Estado. Esto puede comprobarse al observar que en el período 2013-2020 el índice de crecimiento de la producción industrial nacional se mantuvo al alza (sólo en 2020 muestra una reducción) En cambio la producción industrial de Veracruz se conservó una tendencia negativa durante cada uno de los años de ese mismo período.



Lo mismo sucede en el caso de la industria manufacturera y en la construcción en las cuales, de igual manera, a nivel nacional el índice de crecimiento muestra una tendencia al alza en la producción, mientras que, en Veracruz, en ambas la tendencia es decreciente durante todo el período.



La Minería es la única rama industrial en donde se observa una tendencia similar a nivel nacional y a nivel estatal. En ambos casos durante el período 2013-2020 se registra una disminución a lo largo de todos los años, aunque es notorio que la caída es más profunda a nivel estatal que a nivel nacional. Esto significa que la crisis petrolera internacional afecta mucho más a Veracruz que a todo el país.



Respecto a lo anterior hay que observar el contraste entre las tasas de crecimiento de la producción industrial a nivel nacional y a nivel estatal. Así, la producción total industrial descendió -13% en Veracruz durante el período 2013-2020, mientras que a nivel nacional el descenso fue de sólo -1%. La Minería se redujo un 40% en Veracruz en el mismo período, mientras que en el ámbito nacional la caída fue de -24%. En la industria de la Construcción se observa que en el Estado hubo una reducción de -22, en tanto que en el país fue de -5%. Y finalmente en las Manufacturas la caída en el Estado fue de -2% mientras que a nivel nacional hubo un crecimiento de 10%.



5. Concluyendo: Falta una estrategia de desarrollo industrial estatal

Lo que pasa en Veracruz es producto de la falta de una trasformación profunda del aparato industrial. Falta una modernización que diversifique la industria y la provea de competitividad a través de inversiones nuevas y uso de tecnología de vanguardia. Falta un cambio trascendental y ello requiere el diseño e implementación de una estrategia de desarrollo industrial estatal para desligar a la industria de su dependencia con el petróleo y para incorporar la dinámica económica estatal a la expansión que puede lograrse con las oportunidades que abre el T-MEC y que no se han aprovechado en los 26 años de vigencia del TLCAN.  

Web Master