La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

miércoles, 26 de agosto de 2020

La ética en las universidades públicas


Dra. Josefa Carolina Fortuno Hernández | 26 agosto de 2020
Tribuna Libre.- La palabra ética significa 'carácter' o 'perteneciente al carácter'. Para conocer el carácter y la manera en que se conducen y viven sus principios y valores las instituciones de educación superior debemos acudir a su Código de Ética. En él se muestra el conjunto de normas y reglas que determina el actuar de sus miembros, su temperamento y actividad profesional.

Para fundamentar la manera de vivir de las instituciones cuya misión sustancial es educar y formar individuos buenos y felices, se llevó a cabo una revisión documental1 de los códigos de Ética de las universidades públicas que se consideraron semejantes a la Universidad Veracruzana, tomando como base los datos de los años 2016-2017 2 , respecto de la matrícula de estudiantes y docentes, a saber: Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Universidad de Guadalajara (U de G), y Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) como nuestra Máxima Casa de Estudios a nivel nacional. Como se muestra a continuación:

Los valores y principios éticos, en los que se centran dichas universidades, como una filosofía universitaria, son los siguientes: dignidad, igualdad, no discriminación, libertad, responsabilidad, solidaridad, democracia, respeto, seguridad y cuidado, honestidad, imparcialidad, objetividad e independencia, transparencia, rendición de cuentas, equidad, bien común, imparcialidad, vocación de servicio, liderazgo, justicia, transparencia y rendición de cuentas, tolerancia, lealtad, eficiencia, eficacia, valor civil, probidad, diálogo, convivencia pacífica, respeto a la diversidad cultural, étnica y personal, libertad de pensamiento y expresión, laicidad, responsabilidad social y ambiental, imparcialidad en las evaluaciones académicas, reconocimiento y protección de la autoría intelectual, uso honesto y responsable del patrimonio universitario, transparencia en el uso de información y de los recursos, privacidad y protección de la información personal.

Algunos resultados de esta investigación:

1)      Tanto la UANL como la UdeG no cuentan con un Código de Ética. Sin embargo, su normatividad sí contiene elementos éticos;

2)      Los años que pasaron desde la fundación de las universidades hasta la elaboración de sus códigos de ética fueron, en promedio 88, en particular: la UV (1944-2016) tardó 73 años; la UASLP (1923-2015) 92 años; la BUAP (1937-2014) 77 años; la UANL (1933-2020) lleva 87 años sin elaborarlo, así como la UdeG (1925-2020) 95 años; finalmente, a la UNAM (1910-2015) le tomó 110 años lograrlo;

3)      Los Códigos de Ética son considerados un instrumento complementario a la legislación universitaria y no existen sanciones ante alguna falta de conducta ética, tema pendiente en la gestión y política de cada universidad; y

4)      La existencia de dichos códigos, no garantiza directamente, que una comunidad universitaria rija su conducta con base en principios y valores universales.

Finalmente, es muy importante que las instituciones educativas sean coherentes e incluyan, además de un código, la educación de la Ética en todas y cada una de las asignaturas que conforman sus planes de estudio. Esto generará un círculo virtuoso que partirá desde una conciencia ética (que no sólo moral) y justa porque regulará éticamente las relaciones entre los miembros de su comunidad (es decir, no aplicará la justicia después de ocurrido un delito o maquillará sus vicios), acción que creará una confianza plena, sostenida y sólida, que será considerada un valor económico por los ahorros que se generarán en tiempo y dinero en sus negociaciones, discusiones, demandas y empecinamientos. Además de que será reconocida como una institución crítica y con credibilidad al interior y al exterior, respetuosa con todos los seres, tolerante y constructiva.

La universidad ética será sinónimo de prestigio para sus administrativos, académicos y estudiantes, quehacer que atraerá más recursos y posibilitará nuevos proyectos e investigaciones, reiniciándose el círculo. Así, la ética permite forjarnos un buen carácter, que cultive las virtudes y ahuyente los vicios, permitiéndonos ser muy felices.

Web Master