La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

sábado, 16 de enero de 2021

El baldón. Los muertos no votan

                                                                          José Miguel Cobián | 16 enero de 2021

 www.tribunalibrenoticias.com

Tribuna Libre.- Gracias a la organización Unidos Somos Futuro, tuve la oportunidad de participar en una plática con María Marvan Laborde, experta en temas electorales y gran conocedora de las fortalezas del INE.   La información que ella proporciona, quizá ya sea conocida por ti, sin embargo, no está de mas, reconocer las ventajas y fortalezas de nuestro Instituto Nacional Electoral.

El INE mexicano es una institución reconocida a nivel mundial, como una de las mejores para controlar las votaciones y vigilar que la voluntad popular expresada en las urnas se refleje en los resultados de cada elección.  Esto en contra de lo que piensan muchos mexicanos que ignoran como funciona el INE y como funciona una elección.

De entrada, las credenciales falsas que pudiera haber, no están en el padrón electoral ni en la lista nominal, por ello, no podrían ser usadas para votar, pues al no aparecer en el padrón, jamás le darían acceso a una casilla a sus portadores.  Se usan generalmente para robo de identidad, para entrar al antro, o para abrir una cuenta de banco a un nombre falso.  

Incluso, quien pudiera haber sacado una segunda credencial para votar, no podría usar la primera con el mismo fin, pues cuando se expide una sustitución, automáticamente se cancela la anterior.

El padrón electoral se depura todo el tiempo.   El registro civil está obligado a reportar todas las actas de defunción expedidas, con el fin de cancelar el registro del elector fallecido.  Así que los muertos no votan.  Recordemos que cada representante de partido en la casilla electoral, tiene una copia con foto de cada una de las 700 credenciales de elector que pueden votar en esa casilla, así que si la cara no corresponde con quien porta la credencial, automáticamente sería rechazada su solicitud de recibir una boleta electoral para votar. 

Los funcionarios de casilla son ciudadanos insaculados totalmente al azar.  En cada elección se escogen dos meses del año para considerar como fecha de nacimiento, y una letra del alfabeto, que se corresponde con el primer apellido del ciudadano.  A todos los que cumplen ese requisito se les invita a ser funcionarios de casilla, y lamentablemente muy pocos aceptan. Aproximadamente por cada funcionario que usted ve en una casilla, se invitó a trece personas, y las otras doce, rechazaron la invitación. Ser funcionario de casilla es un honor y un deber cívico. Ayuda a que las elecciones sean lo más limpias posibles.

Lo más importante es que solo puedes ser funcionario de casilla en la que te corresponde acorde a tu sección electoral.   Además de los funcionarios de casilla que son ciudadanos insaculados, también el día de la elección están los representantes de partido, están atentos, vigilando que el proceso de votación se lleve a cabo acorde a lo que marca la ley.  Así que en una casilla hacer fraude electoral se torna casi imposible de realizar.

Los funcionarios de casilla bajo la vigilancia de los representantes de partido y de los observadores electorales, son los que cuentan los votos y levantan el acta de votación, que se firma por también por los representantes de partido y cada partido se lleva una copia. Así, con esos datos se llena la cartulina que se instala fuera de la casilla, y a su vez, son los datos que se capturan primero en el PREP y posteriormente en la base de datos final de la elección.   Cualquier ciudadano puede comparar los datos de la cartulina de la casilla, con los datos que aparecen en el PREP y después los datos finales de la elección.   Resulta imposible alterar los datos de cada casilla, ya que todos lo partidos políticos tienen copia del acta y también los ciudadanos de esa sección electoral tienen sus datos.  

El conteo rápido que escuchamos en cada elección, se obtiene de una muestra estadística de casillas elegida anticipadamente al día de la elección y hasta la fecha ha mostrado de manera rápida quien ganaría la elección.  Sin embargo, los resultados de la elección no son los que marca el conteo rápido sino los que se determinan el siguiente miércoles posterior a la elección cuando se junta el consejo distrital o municipal para certificar los resultados de dicha elección.

Es una realidad que el clientelismo político existe. Los partidos no hacen presión directa sobre el ciudadano porque eso constituye un delito electoral, pero los votantes que participan en esas actividades conocen y entienden cuál es su papel en la elección.  La mejor manera de combatir el clientelismo político y sus posibles efectos, es acudiendo de manera masiva a votar, pues así, incluso la compra de votos y el acarreo quedan minimizados, ante la enorme afluencia de votantes.   Lo cual implica que abstenerse de votar es atentar contra la democracia en el país.

Suponer que el elector mexicano es tonto, es un error. La historia muestra que los electores han votado en contra del partido en el poder.  También ha demostrado que se divide el voto.  En la elección de 2018 no ganó en el 60% de las casillas el partido gobernante, ya sea en el municipio, ni el estado ni la federación.   Es decir, el votante, reciba o no reciba apoyos, haya o no votado por un partido en la última elección, tiene un voto volátil que decidirá en el 21 y que ningún partido político tiene la certeza de ganar la elección, más allá de lo que diga alguna encuesta, y la confiabilidad de la misma encuesta.

Hay que tener mucho cuidado con las noticias falsas.  Son el peor enemigo de la democracia.  Quien decida compartir una noticia, debiera de revisar primero si es verdad o no, antes de compartirla.  Porque ninguno desea convertirse en tonto útil, ya sea a favor o en contra de su ideario y simpatías políticas.  Habrá noticias falsas para desacreditar al árbitro, es decir al INE, y también habrá muchas noticias falsas en contra de cada uno de los candidatos.  Todos hemos visto que hay toda una industria en elecciones de personajes dedicados a difamar a candidatos o instituciones previo pago.

El día de la elección te sugiere llevar tu propia pluma para evitar riesgos de contagio por COVID, en el entendido que cualquier color es válido y legal.   También te invita a que revises el  currículo de los candidatos, con el fin de poder escoger al mejor, a quien creas que puede representar tus intereses, y para reclamar a los partidos políticos cuando incluyan en las boletas a personajes impresentables.  

Estas son las ideas sueltas más importantes de la platica con la experta electoral, a quien agradezco su atención, y comparto contigo, para lo que te pueda ser de utilidad, estimado lector(a).

www.josecobian.blogspot.com             elbaldondecobian@gmail.com               @jmcmex  

Web Master