La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

sábado, 6 de febrero de 2021

El Baldón: El sagrado derecho del burócrata a estorbar

                                                                         José Miguel Cobián | 06 febrero de 2021

 www.tribunalibrenoticias.com

Tribuna Libre.- Un crítico de medios de comunicación me dijo que odiaba mis artículos porque siempre escribo de lo que pienso, siento o lo que me ha pasado.  Lamentablemente no puedo escribir de lo que no pienso, de lo que no siento o de algo que no me ha pasado, pues me educaron para pensar y decir la verdad, aunque a veces pueda estar equivocado.

Resulta (para entrar en materia), que día tras día escucho, leo y veo, desesperación y quejas por falta de dispositivos para almacenar y producir oxígeno, ahora que la pandemia de COVID campea y crece en todo el territorio nacional.  

Enseguida uno piensa que es fácil solucionar el problema.  Se importa maquinaria para llenar tanques de oxígeno, y se distribuye a lo largo y ancho del territorio.  Es más, sería una idea genial ahora que vienen elecciones, regalar el llenado de tanques de oxígeno.  

La desventaja de este país es que para cada solución hay un problema.   Recomendé a políticos aspirantes esta opción y me pidieron avocarme a conseguir la maquinaria.  Misma que encontré en distintos países o continentes, Estados Unidos, Europa e incluso Asia.  En todos los casos, cuando comienzan las negociaciones, y llegamos al país al que debe enviarse, comienzan los problemas. 

México es uno de los países con sistemas aduaneros más complicados y riesgosos.  Complicados porque los requisitos a cumplir son enormes, porque nadie se tienta el corazón en tiempos de emergencia, y porque las leyes están hechas para estorbar el comercio en lugar de beneficiarlo.  Riesgoso, porque todos los exportadores e importadores saben lo que el resto de los mexicanos ignoramos, que es que hay que considerar un porcentaje de merma en cada importación o exportación, debido a que las aduanas y los puertos ya sean aéreos, terrestres o marítimos sufren incontables robos de mercancía.   Ya sabemos que las aduanas las controla ahora la marina, pero todavía no hay evidencias de reducción de esos robos al comercio exterior.

Total que a la fecha ha sido imposible encontrar un mecanismo adecuado, pues entre otras cosas, la autorización de la cofepris, tarda y mucho, así como otras autorizaciones y certificados.  Por causa de la pandemia y por causa de la austeridad, las firmas y los sellos requeridos se han multiplicado.

Recuerdo a inicios de la pandemia, la desesperación de amigos médicos por falta de equipo de protección personal o por los elevados precios a los que se conseguía, cuando se encontraba.  Tengo la fortuna de tener amigos en muchos lados del país y al comentar sobre la preocupación de los médicos y enfermeras, algunos de ellos ofrecieron sus productos, ya sea porque los fabricaban o los comercializaban.

Con ellos me enteré que el gobierno de México permitió que en enero y febrero de 2020 se vendieran ingentes cantidades de equipo de protección personal a China, que estaba envuelta en la pandemia, y por ello, requería insumos de todo el mundo, pero esto a su vez causó una enorme escases y aumento de precios en México.

Así, logramos conseguir unos pocos  cubrebocas, caretas e incluso gel antibacterial, en los momentos en que no se conseguían y comenzamos a ofrecerlos vía una tienda pequeña que tienen mis hijos de otro tipo de productos.

Jamás esperé el nivel de demanda, y sobre todo que caretas y cubrebocas fueran demandados de inmediato tanto por sistemas DIF de algunos municipios incluido el de Córdoba, como por asociaciones de Médicos, que compraban por caja las caretas, en Chiapas, en Oaxaca, y a lo largo y ancho del estado de Veracruz. 

Disponiendo de cantidades limitadas, de éstos productos, tratamos de ofrecerlos al mejor precio posible, el cual resultó mucho más barato que los precios que existían en el mercado.  Con una grata sorpresa.   Cuando fueron municipios los que compraron los productos, jamás hubo la mínima demanda de moche o sobre precio.  Supongo que la emergencia obligaba a cuidar a su propio personal.  

Sin embargo, logramos enterarnos de muchos fraudes, además de operaciones en las cuales gobiernos o autoridades adquirían productos a través de terceros, lo cual siempre incita a la sospecha de que esos terceros vendían a gobierno estos productos con sobre precios significativos, algo que hemos confirmado con las denuncias que han aparecido en LatinUs en boca de Loret de Mola y su grupo de reporteros.

Fue terrible escuchar las historias de Médicos y Enfermeras, urgidos de protección, y pagando con su propio dinero su equipo, a pesar de trabajar en el sector  público.  Colegios de enfermeras, colegios de distintas especialidades de medicina se pusieron en contacto con nosotros con ese fin. 

Una vez que se normalizó la comercialización de esos productos dejamos de conseguirlos, pues no era nuestro giro principal y se hizo como un servicio a la comunidad.  El agradecimiento del personal sanitario fue la mayor satisfacción que tuvimos, ya que la solidaridad en tiempos de emergencia siempre deja buenos dividendos, espirituales y personales.

Ahora que existe la urgencia por el oxígeno, que podría salvar vidas, que sabemos que salva vidas, sería fundamental que las autoridades federales, legisladores y el propio presidente buscaran simplificar los trámites de importación de equipos, facilitando a particulares ayudar en la solución de un grave problema de salud pública que sufre nuestro país.

Esperemos que alguien escuche el llamado.

www.josecobian.blogspot.com                       elbaldondecobian@gmail.com                         @jmcmex

Web Master