La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

sábado, 25 de enero de 2020

El origen natural universal matemático de la creación y su origen clónico interestelar


Bruno Torres Antonio | 25 enero de 2020
Tribuna Libre.- Existe una relación en los números que se identifican plenamente con sus resultados en la operación matemática de ellos, por lo que los seres humanos con sus operaciones matemáticas determinan un resultado: 3 + 3 = 6. Por lo que hasta aquí todo es operacional del pensamiento. Sin embargo, a medida que multiplicamos las operaciones matemáticas requerimos del tiempo y de los instrumentos apropiados para las operaciones matemáticas, por lo que en esto el pensamiento requiere de métodos auxiliares para sus exactos resultados matemáticos. Toda esta instrumentación operacional se puede comparar con la instrumentación de las palabras y de las acciones humanas, que, a través de las operaciones, y fórmulas operacionales, o como en el caso de las palabras con las formulas gramaticales, se obtienen los resultados, ejemplo: c+a+s+a= casa. Hasta aquí visualizamos las acciones numéricas o matemáticas en la constitución o creación de todas las cosas existentes, como así también de las acciones del pensamiento, por lo que todo lo creado suma una fórmula matemática superior que equivale a su programación genéticas o de nacimiento. Y como lo hemos advertido, toda acción se orienta hacia un resultado o conclusión de esa acción, por lo que todas las cosas de la existencia son el resultado o conclusiones de las acciones, porque todas las cosas existentes como resultados de las formulas operacionales son las conclusiones de las operaciones matemáticas, por lo que: la forma y el contenido de una sola hoja o un fruto de un árbol, éstos estructural matemáticamente ya son el resultado de una formula operada por la fórmula genética del árbol y del género de la naturaleza vegetal del árbol, por lo que, independientemente de la particularidad individual del árbol que ha generado el fruto y la hoja, existe la fórmula de un principio generacional por cada género de la naturaleza generacional de toda la existencia creada,  siendo portadora cada una de las cosas de su fórmula genética. Lo que nos determina la imposibilidad de la creación a partir del concepto simple de la creación: ‘‘Que por medio de causas naturales obra efectos extraordinarios contrarios a las leyes naturales como efectos sobrenaturales’’. Imponiéndose una determinación plena de la creación total generacional de toda la existencia constituida, todo esto por obedecer la creación, a las influencias estructurales generacionales de las formas y contenidos Universales, en cuanto, a que una constelación o galaxia posee una influencia superior interestelar generacionalmente, determinando las subsecuentes creaciones, por lo que en esta influencia por ejemplo, podemos observar, las influencias de los astros en la  vida diaria humana: las mareas marítimas, etc., y las características astrológicas corporales y mentales en los seres humanos nacidos bajo las influencias de las constelaciones, esto último, como las influencias de las constelaciones más cercanas e influyentes. Hasta aquí podemos advertir, que toda la existencia interestelar y mundial se encuentra regido y creado por las influencias de las estructuras formularias universales, y que, por lo tanto, toda la creación obedece a una acción generacional subsecuente. Por lo que es en este orden universal, que el ser humano es producto de una formula genética generacional; como así lo demuestra la similitud del parentesco familiar de genero de Dios con el ser humano (Éxodo 33:22, 23). Porque como hemos advertido, las cosas de la existencia se suceden consecuentemente generacionalmente, tal y como es la herencia hereditaria familiar generacional de padres a hijos, por lo que de la misma forma, se suceden subsecuentemente todos los géneros de la naturaleza, incluyendo los géneros de la naturaleza artificial, quienes optan por una necesidad hereditaria también como objeto o instrumento, por lo que la herencia genética no solo obedece a la generación subsecuente familiar biológica generacional, sino también y mayormente, a la subsecuente generación estructural de (en) los contenidos y formas de todas las cosas.  Hasta aquí podemos advertir una creación generacional de la especie humana misma, como el género de una naturaleza humana muy especial reflejada en la apariencia de Dios mismo, pero sin embargo también, advertimos una familiaridad de parentesco con Dios, y lo más importante de ello, es la subsecuente generacional de padres a hijos con intervalos de tiempo generacionales, equivalente a la sucesión de generación en generación social humana, lo que nos determina plenamente: Una también sucesión generacional de la alta y superior programación genética interestelar humana, en función de la reciente apocalipzación humana, lo que equivale a una regeneración formularia genética estructural humana hasta alcanzar evolutivamente la imagen divina del Padre universal de la humanidad; por lo que hasta aquí, podemos ver a la programación genética humana como poseedora de la fórmula de su propia regeneración mundial e interestelar. Sin embargo, y volviendo a lo más importante de la subsecuente generación humana, podemos también advertir una subsecuente generación universal interestelar, que equivale a una subsecuente generación de las generaciones galácticas y constelaciones, hecho que divide a las generaciones vivientes en formulas genéticas directamente influenciadas por ellas, naciendo o creándose así las distintas especie generacionales  genéticas universales; desde las inteligencias constelaciones hasta las inteligencias galáxicas, con sus respectivos contenidos y formas estructurales que pueblan el universo.
A toda esta creación existencial del momento universal, le antecede por ley generacional universal, un punto de partida inicial generacional propio, lo que equivale a un principio de esta existencia mundial e interestelar, esto es; que la misma existencia universal siendo generacional en el tiempo o no tiempo universal posee un principio universal: (1 Corintios 15: 46, 47,48, 49): 46.- ‘‘NO OBSTANTE NO ES PRIMERO LO QUE ES ESPIRITUAL, SINO LO QUE ES FISICO, DESPUES LO QUE ES ESPIRITUAL’’. 47.- ‘‘EL PRIMER HOMBRE PROCEDE DE LA TIERRA Y ES HECHO DE POLVO; EL SEGUNDO HOMBRE PROCEDE DEL CIELO’’. 48.- ‘‘TAL COMO EL QUE FUE HECHO DE POLVO SON TAMBIEN Y TAL COMO EL CELESTIAL’’. ‘‘Y ASI COMO HEMOS LLEVADO LA IMAGEN DE AQUEL HECHO DE POLVO, LLEVAREMOS TAMBIEN LA IMAGEN DEL CELESTIAL’’.
                                            I    N    T   E   R   P   R   E   T   A   C   I   O   N
Como habíamos advertido, el origen del ser humano es generacional, pero que también esas generaciones poseen un principio universal de acuerdo a las operaciones matemáticas de las acciones y de las influencias constelaciones y galáxicas. Los siguientes versículos bíblicos nos confirman el origen material o físico del ser humano y de toda la creación. Y ciertamente el materialismo dialectico del señor Carlos Marx tenía razón, por un lado, al asegurar que el origen del hombre era material, como lo afirma en su libro del ‘‘Materialismo Dialéctico’’.  Sin embargo, le hacía falta confirmar también el carácter generacional de la existencia material creada que, en el tiempo alcanza, su sublimidad de principio perfecto diosa de acuerdo a la evolución ascendente de las cosas, donde no es difícil distinguir la santidad equivalente a una alta evolución.
 Y como lo confirma nuevamente el segundo versículo: ‘‘el primer hombre procede de la tierra y es hecho de polvo’’, distinguiendo  nuevamente el origen físico-material de la especie humana, refiriéndose a su constitución genética estructurada atómica y molecularmente, como la parte más menuda y deshecha de lo físico-material; refiriéndose este versículo al segundo hombre como un subproducto del origen material, es decir, como una generación en constante evolución hasta alcanzar mayores índices de perfeccionamiento, en el caso, como el de esta raza humana apocalipzada. Refiriéndose el versículo a continuación, a la igualdad que participan los seres humanos altamente evolucionados y los bajamente involucionados, por causas de los efectos de la ‘‘polaridad’’ universal, siendo en el universo una sola persona los dos, sujetos a esas leyes de evolución y de involución.
 Y, por último, refiriéndose el versículo, que hacia lo celestial (a lo altamente evolucionado) se proyecta la humanidad. Hasta aquí continuamos refiriéndonos al ser humano constituido generacionalmente, sin embargo, como declarábamos: Existe un principio ya no generacional, como éste que lleva la especie inteligente de nuestros días, donde las generaciones vivientes participan una lucha por el poder de la existencia interestelarmente sino, como lo acabamos de observar, se trata de un principio físico-material universal de la existencia, donde no participa la imagen o apariencia genética humana inteligente de nuestro tiempo universal en nuestros días, y esto es: la acción matemática de lo indivisible dentro de la dimensional, esto último, como el segundo origen de la existencia a partir de las primeras acciones matemáticas. Cuando el señor ateniense Sócrates reduce el origen y principio de la existencia a las ‘‘acciones’’, es muy claro que se encuentra refiriéndose a las acciones de los reflejos materiales como planos dimensionales, donde las ‘‘acciones’’ resultan lo más importante y trascendental de la existencia polar dimensional, porque en efecto, detrás de la unidad de cada estructura mayor o menor o ínfima se encuentran las ‘‘acciones’’ de éstas. Sin embargo ¿Qué se entiende por estructura las cuales manejan las acciones?  Entiéndase por estructuras primarias a las primeras bases que fijan una dimensión con otra; de donde se parte que lo único más viable para fijar son los primeros destellos atómicos como su radiación y energía, partiendo que los generadores de radiación y energía participan también de lo dimensional. Es muy importante concebir la imagen de la universalidad por redes celulares universales, porque el mismo universo participa de la organización por partes, por lo que la creación matemática de lo indivisible que dará origen a la vida se encuentra en todos lados del universo, porque es muy claro que la materialidad parte de las energías y de manera contraria la energía parte de la materialidad.   Es así como se crearon las primeras formas y contenidos estructurados dimensionales, partiendo de la primera suma de las dimensiones energéticas radiadas mayor y menormente, creándose por primera vez las líneas de un punto a otro punto, para posteriormente pasar en esas unidades a las formas, que, por efecto de las mismas leyes, crearán sus contenidos también dimensionales. Todo esto por efectos materiales de un universo a otro en donde se participa polarmente del principio y fin de todas las cosas. Esto último se encuentra declarando que un universo como parte del plan de desarrollo participa también del nacer, crecer, reproducirse y morir, dando como resultado generacionalmente un nuevo plano universal, estableciéndose las condiciones para su nacimiento. Es muy importante concebir el origen de nuestro universo humano, cuando Nuestro Supremo Dios JAH se toma la responsabilidad de procrearlo y establecer en las condiciones para la vida después de haberlo encontrado de una forma caótica. Esto nos indica el proceso del desarrollo de los universos ‘‘celulares’’; porque es en este orden que los universos no todos poseen el mismo origen, porque los efectos universales no son casuales, sino temporales, superficiales o accidentales. Es muy importante concebir que las primeras estructuras se encuentran también sujetas al proceso del desarrollo de nacer, crecer, desarrollarse y morir, por lo que no se puede concebir una estructura como ésta primaria con una estructura de nuestros días, sino, plenamente por órdenes de su evolución, lo que nos indica a las primeras estructuras como multiformes sin los mismos efectos de nuestros días, como una unidad de acciones que de forma  frágil concebían las primeras líneas, para posteriormente equilibrarse y estabilizarse dimensionalmente para sus posteriores efectos. Por lo que matemáticamente de una acción se pasó a otra resultando las operaciones que orientarían a las mismas acciones hacia las fórmulas finalmente.  Este es pues el principio creador de la existencia, estableciéndose las condiciones para la coacervatez atómica y molecular para la creación de los géneros de la naturaleza.  En el nivel evolutivo de la raza humana de nuestros días, entiéndase por estructuras primarias a la distribución y orden de las partes más importantes de las fórmulas de las estructuras atómicas y energéticas de su fórmula genética. Es importante distinguir el origen humano de acuerdo a la proyección generacional interestelar; que éste no es de origen natural matemático universal como el que acabamos de mencionar, sino que es generacional, en cuanto a que es creado generacionalmente de padre a hijo interestelarmente por un idéntico género como lo es Dios, aunque esa apariencia no especifique una total igualdad de imágenes cuando el ser humano se encuentra en condiciones deplorables involucionadas o medianamente evolucionada.
Como podremos advertir, todas las formas de vida en la tierra y en el universo son producto de procesos matemáticos y coacerváticos: ‘‘Dirigidos’’ 1.- por la corriente polar matemática de las energías que son orientadas armónicamente en las operaciones formularias en los procesos aleatorios conviniendo y conformándose en el mismo tiempo diseñando la existencia, pero si, universalmente, no precisamente propio de un planeta en vía de extinción como nuestro planeta tierra,  y sujeto esta coacervación al tiempo, pero universal, no precisamente terráqueo. Y la segunda opción, ésta creación generacional, como la creación de generaciones constelaciones-galáxicas, que con base en la alta ciencia interestelar se procede al manejo y transformación clónico, como ha sido producto esta raza humana terrestre (1Corintios 15:40; 2Pedro 2:5) por nuestros creadores (Génesis 1:26).
LA OBSERVACION Y LA EXPERIENCIA HUMANA SE ENCUENTRA EN PAÑALES EN FUNCION DE SU RECIENTE INVOLUCION CAVERNÍCOLA, POR LO TANTO, ES IMPOSIBLE PROBAR DE FORMA IRREFUTABLE LA VALIDEZ DE LA TEORIA DE LA EVOLUCION UNIVERSALMENTE PARA TODO LOS SERES HUMANOS, PORQUE NO LE CORRESPONDE O NO LES TOCA EL MOMENTO. SOLO LOS 144 MIL MARCADOS TIENEN ESE DERECHO POR SU CARÁCTER MISIONERO INTERESTELAR.

Enero de 2019

  Pague aquí su recibo del agua