La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

lunes, 23 de marzo de 2020

Conversatorio… 40 años del martirio de San Oscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador


*En memoria de Eva Luz Leal Castro y Reynaldo Guerrero Corona, luchadores por un mundo mejor.


 | 23 marzo de 2020

Tribuna Libre.- La década de los años ochenta del siglo XX, iniciaba con muchos aires de renovación en el mundo de la política internacional. Tenía menos de un año de la entronización en el papado romano de Juan Pablo II, él polaco que venía de la cortina de hierro, Polonia. En los Estados Unidos, tomaba posesión de la Presidencia de dicha nación, Ronald Reagan. En el Reino Unido, llegaba la dama de hierro Margate Thatcher.  Inglaterra ya era reinado desde 1952, hasta el día de hoy por la reina Isabel II, en España retornaba la monarquía en la figura de Juan Carlos I. Cuba era gobernada por el dictador Fidel Castro desde 1959. Triunfan las revoluciones la islámica en Teherán, y sandinista en Nicaragua. En México, era IV años del sexenio de José López Portillo y Pacheco. En Veracruz, llegaba como gobernador Agustín Acosta Lagunes. Don Sergio Obeso Rivera, asumía la titularidad del tercer arzobispo de Xalapa. Era una década de profundos cambios políticos, sociales y culturales. Yo tan sólo un adolescente testigo de esos años, mis fuentes eran los noticieros de la televisión, las páginas del Diario de Xalapa, El tema de hoy, Las novedades.

Eran los años más cruentos de la Guerra Fría, en el mundo libre de los Estados Unidos de Norteamérica y el totalitario de la Unión Soviética, en todos los continentes se deba la guerra de los dos proyectos de mundo. Moscú, había invadido militarmente a la vecina república de Afganistán, Estados Unidos de Norteamérica boicoteé los juegos olímpicos celebrados en el verano de 1980, en Moscú, capital de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Una guerra bipolar, y sobre todo de ideologías. La Iglesia Católica Apostólica Romana, también le entró a dicha guerra.
            La Iglesia Católica Apostólica Romana, también entró en la dinámica político social, con la Teología de la Liberación, surgida en la América Latina. Otra versión del evangelio de Cristo desde una nueva mira del marxismo.
            Después de concluida la Segunda Guerra Mundial, 1939-1945; el mundo quedo divido en dos bloques político-económico y político: capitalismo y socialismos, en varias versiones: el soviético y el chino. Se iniciaron otro tipo de guerra, para imponer cualquier de los dos modelos arriba mencionados.
            La Iglesia Católica Apostólica Romana, desde el siglo XIX, estuvo muy pendiente de la evolución de los proyectos socialista. El Papa León XIII, publicó su encíclica  Rerum novarum,  en 1891.  Después de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano, en Medellín, 1969, surge la Teología de la liberación, la opción preferencia de los pobres, es el sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez , el principal impulsor en los pueblos de Latinoamericanos, logran sumar adeptos de todas las naciones. Naciones con un pasado común en la fe católica y la conquista española, y una fuerte intervención de los Estados Unidos de Norteamérica; muchas de las veces por vía de los golpes de estados, imponiendo militares afines a los Estados Unidos; en muchos de los casos las jerarquías católicas también aliadas.
            La Revolución Cubana de 1959, marcó la esperanza de la liberación de la nación Latinoamérica. Y 21 años tardes con el triunfo del socialismo por la vía en las urbanas, eligiendo en Chile, a Salvador Allende. Centroamérica: Guatemala, Honduras, El Salvador y Guatemala, sufrieron en sus territorios, la guerra fría. Belice en esos momentos era protectorado del Reino Unido, y Costa Rica, una nación con una ejemplar vida democrática.
            El triunfo del Frente Sandinista de Liberación Nacional, en el verano de 1979, en Nicaragua, encendió la llama de la lucha de liberación de la Republica del Salvador, con su Frente Farabundo Martí para la liberación Nacional, hizo también estallar una guerra civil. Donde la Iglesia Católica Apostólica Romana, la Compañía de Jesús, jugaron un rol de suma importancia al ponerse del lado de los oprimidos. La figura del sacerdote Rutilio Grande, quien pago con su vida, el anunciar el evangelio del Cristo revolucionario. Este mismo sacerdote será que introduzco a los postulados de la Teología de la Liberación, al arzobispo de San Salvador, hoy san Oscar Arnulfo Romero, quien también pago con su vida, haber denunciado a las estructuras de explotación del capitalismo salvaje.
            Designado arzobispo de San Salvador por el hoy San Pablo VI, el tres de febrero de 1977, y durante esos años tuvo una conversión en favor de los pobres, en el marco de las promesas evangélicas de Jesucristo. El lunes 24 de marzo de 1980, por la tarde celebrando la santa eucaristía, fue abatido por los escuadrones de la muerte; un día antes cfr: https://youtu.be/BURZe6k3jmo .  SS Francisco,  lo canonizó el 14 de octubre 2014., junto con SS Pablo VI.

  Pague aquí su recibo del agua