La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

martes, 22 de septiembre de 2020

El Baldón: AMLO el titiritero

                                             José Miguel Cobián|22 septiembre de 2020


www.tribunalibrenoticias.com

Tribuna Libre.-Cuando me refiero a AMLO, me refiero a una marca registrada no exclusivamente al presidente.  Me refiero al grupo que ha manejado la imagen pública de un personaje que hoy es presidente de la república, al mismo grupo que en lo único que ha mostrado eficiencia a lo largo de los dos años que lleva en el poder, ha sido para jugar a la política.   El fracaso es manifiesto en todos los temas de gobierno, los asuntos se acumulan, sin solucionar absolutamente nada, los conflictos crecen porque no hay idea de cómo resolverlos.  Paradójicamente, quien es muy bueno para manipular ciudadanos, es malísimo para atender conflictos sociales o para gobernar.

Dicho lo anterior, todo el manejo de FRENAAA me ha llevado a reflexionar sobre lo que sucede en la mente perversa del grupo AMLO, y digo perversa, porque quien maneja a su adversario en política recibe el galardón de perverso, no es peyorativo.  

AMLO solo sabe sacar provecho político del conflicto.  Por esa razón, todos los días desde el púlpito mañanera busca adversarios y enemigos.  Mismos que por un excelente mecanismo de comunicación se convierten en los adversarios y enemigos del ¨pueblo bueno¨, entendido como tal, el sector de la población que aplaude a rabiar al presidente y  a su marca registrada, pase lo que pase.

El conflicto con Calderón ya dio lo que podía dar, -aunque siempre habrá sorpresas-, entre otras cosas porque no representa a un adversario del mismo nivel que AMLO, y por eso tuvo que subirlo al ring, para que México Libre obtuviera las firmas necesarias,  así, se tenía un adversario a modo.  Hoy está en manos del tribunal si quien no representa a más del 5% de los votos, podrá seguir siendo usado como distractor y pretexto de todos los males pasados, presentes y futuros.

El avión ya se rifó, o no se rifó, pero ya terminó su ciclo más importante.  Todavía podrá ser señalado su lujo, desde las lujosas salas del palacio que habita el actual crítico del lujo.  Pero ya no da para mucho.    Sin embargo, la mente de Epigmenio es prolífica.   Nuestro Gobbels tropical siempre tendrá nuevas armas para enardecer a las masas, en contra de los enemigos imaginarios creados exprofeso, claro, con la salvedad del ex presidente Peña, ¨el intocable¨. 

Ahora pasemos a FRENAAA.   Gilberto y los estrategas detrás de él,  han demostrado que su filosofía es radical de derecha, con un gran talento, es el único que ha ofrecido a un enorme sector de la población una visión de protesta con acciones contra lo que ellos consideran malos actos de gobierno.    Toda la estrategia de FRENAAA se ha basado en  exacerbar los actos de gobierno que molestan a su clientela política, aprovechando e inculcando incluso miedos una posible realidad, que hace dos años hubiera yo dicho que era imposible, y que hoy debo reconocer que es probable.

Ante la falta de liderazgos y opciones para canalizar el descontento de ese sector de la sociedad, Gilberto ha sabido catalizar el descontento y liderarlo.  Pone el ejemplo a los supuestos líderes naturales, como  serían quienes presidente los partidos políticos, a quienes les ha faltado estatura en la coyuntura que hoy vive el país.  O credibilidad, como es el caso de Dante Delgado, que es por mucho, infinitamente más brillante que Marko Cortés, pero que por su larga trayectoria, ha dejado un sendero lleno de cruces en su camino.

Dicho lo anterior, analicemos lo que ha hecho AMLO para inflar y luego desinflar a sus adversarios, hoy pensemos en FRENAAA.   Primero les da espacio en su homilía mañanera, y los señala.  Es decir, les da carácter de oposición nacional, (igual hizo con Calderón en otro momento).  Luego parece recular ante algunas de las protestas, que lo obligan a visitar únicamente los cuarteles militares y retirarse sin su amado y acostumbrado baño de pueblo. 

Entonces se presenta una oportunidad de oro.  Recuerda que en 2006 después de haber perdido de común acuerdo (lo digo, lo sostengo y lo viví), la elección con Felipe de Jesús, tenía que guardar su imagen de opositor y al mismo tiempo, calmar a las huestes que a su lado estaban dispuestos a derramar sangre para defender su presunto triunfo, ese del cual jamás tuvo evidencias, pues 22% de las casillas a nivel nacional no tuvieron representante de la coalición por el bien de todos.

La solución fue una lección de política de libro de texto.  Llevarse a los más aguerridos a tomar paseo de la reforma.  Nadie aguanta un mes acampando, sin hacer nada, salvo aventar huevazos a fotos de presuntos enemigos del amado líder.    Así, logra por un lado el repudio de un sector de sus electores, (todos los afectados), y poco a poco sus huestes se van debilitando, cada día hay deserciones de los acérrimos militantes, has que un día hay que levantar el plantón, y todos tranquilos, sin derramar sangre, se consuma el compromiso electoral. 

A diferencia de hoy, en esos tiempos, las casas de campaña eran de primera calidad, contra agua, había comedores y chefs, se dormía en catres, e incluso había baños portátiles.  Todo financiado desde el gobierno federal. 

No digo que Genaro Lozano esté de acuerdo con AMLO, lo que creo es que cayó en la trampa.  Le niegan el acceso a la plancha del zócalo, que es emblemática de las protestas de AMLO, y él en lugar de hacer el plantón en las banquetas de la alameda central, decide tomar avenida Juárez.   Así se repite la historia.  Los capitalinos poco a poco comenzarán a odiar a los que ocupan los espacios en la vía pública y vuelven más caótica su ciudad.   La gente que acompaña a Lozano poco a poco se cansará de la incomodidad, y reducirá su presencia, y en pocas semanas el movimiento quedará desarticulado y desprestigiado ante la opinión pública.  La misma que se opuso al plantón en Reforma en 2006, se opondrá al plantón en Av. Juárez. 

Lo mejor que puede hacer el liderazgo de FRENAAA es levantar a la brevedad la protesta, en lugar de envalentonarse y afirmar que no se van a mover hasta que AMLO renuncie, pues esa será su tumba política e ideológica.  Si así lo hiciere, tendrá futuro como el partido de Le Pen en Francia, si no lo hace, pasará al olvido, salvo que AMLO requiera de un enemigo y lo reviva.

La lección para quienes deseen liderar el descontento popular, es que hay que tomar acciones, ya que la gente desea participar de un movimiento ¨que salve a México¨, pero las acciones deben ser pensadas y planeadas con absoluta precisión, para evitar cometer los errores que FRENAAA cometió al caer en la trampa de AMLO.

Mientras tanto, Ricardo Anaya, con su olfato político bien puesto y sin cola que le pisen, puede darse el lujo de regresar a la escena política, percibiendo una oportunidad de oro, ante la ausencia de verdaderos liderazgos que asuman la dirección de ese México que hoy está descontento con el gobierno actual.

Meade no tiene ese privilegio por dos razones, una, porque no es un político, es un tecnócrata, y la otra, que por haber formado parte del gobierno anterior, va en el paquete de compromiso con Peña, ese de impunidad a cambio de no obstaculizar al gobierno actual.  Los videos de lado y lado son el rehén ideal para mantener a raya cualquier intento de faltar al compromiso.

 

www.josecobian.blogspot.com                     elbaldondecobian@gmail.com                     @jmcmex   

Web Master