La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

lunes, 9 de noviembre de 2020

El Baldón: Temporada de caza de ingenuos

                                                                  José Miguel Cobián | 09 noviembre de 2020

www.tribunalibrenoticias.com

Tribuna Libre.-  Estamos en vísperas de que los partidos políticos definan a sus candidatos tanto para alcaldías, como diputación local y federal en Veracruz, así como candidatos a gobernador en los quince estados en los cuales esa posición se va a disputar.  Es temporada de caza de ingenuos.  Le voy a platicar más o menos lo que cada partido político está haciendo.  Algunos extrañamente se han portado más o menos bien, otros por el contrario, están siendo terreno fértil para que sus dirigentes, los familiares de sus dirigentes o vivales dentro del partido hagan negocio.

Básicamente la jugada es la siguiente con algunas variantes: Llega alguien, digamos que de Morena y te cuenta que es muy allegado al dirigente estatal, o al delegado que va a decidir las candidaturas.   Aprovechando que no sabes que el delegado será designado en una o dos semanas, y que hoy por hoy, nadie tiene segura ninguna posición, ellos te invitan a una reunión para ¨negociar¨.   La negociación consiste en preguntarte cuánto dinero tienes para meterle a la campaña política, pues no habrá recursos para las campañas, y lo que llegue del gobierno federal se lo va a quedar el dirigente estatal.

Si estás emocionado y piensas hacer el negocio de tu vida, convirtiéndote en presidente municipal, dirás una cantidad para la campaña y generalmente tú mismo ofrecerás otra cantidad para ¨gastos de la dirigencia¨.   Esa otra cantidad, es la que tendrás que pagar, y es la sujeta a negociación, para que te otorguen la promesa de que tú serás el candidato.   El problema en el caso de Morena, es que todavía al día de hoy, no ha sido designado quien determinará quienes serán los candidatos, además de que en ese partido se estableció una fórmula, mediante la cual un porcentaje de las candidaturas las va a decidir el gobernador y su equipo, otra parte será para los partidos que irán en coalición, en el caso de Morena casi seguro habrá coalición con el Verde y con el PT, así que esos partidos también son opción en un momento dado.  Y otra parte  de las candidaturas será designada por algunos liderazgos nacionales o locales.

En el caso particular de Morena, algunos vivales vienen desde la ciudad de México, a hacer la negociación, sin tener la mínima representación partidaria y tienen citas con los incautos que piensan pueden dejar algún dinero, previo a la selección real de los candidatos. Esto  lo hacen a espaldas de la dirigencia estatal y de las autoridades estatales, que claramente no son cómplices de esta tomada de pelo.

Para evitar confusiones seré directo: El error de los vivales es que dan por hecho que Mario Delgado solo representa a Ebrard (olvidan hasta la alianza coyuntural con Monreal y los lazos con Tatiana Clouthier y hasta Noroña) y por eso dicen que vienen de parte de Marcelo Ebrard; en realidad de ser así tendrían que hablar con el delegado que mande Mario Delgado... porque representaría en teoría a solamente Ebrard, en eso que ellos consideran su lógica. ......

En el caso de los partidos nuevos, hay distintas opciones, desde los partidos ¨éticos¨  que esperan que el candidato no les pida ni un centavo, pero entregue todos los comprobantes de sus gastos de campaña, y le permiten al presunto candidato que designe a su planilla, que nombre al presidente del partido en su municipio, y que afilie ciudadanos, así como designar a quienes defenderán sus votos en las casillas, y toda la organización electoral en el municipio o distrito.  Claro que a cambio piden la regiduría primera y a veces hasta la segunda.  Total, no van a gastar un peso, no van a mover un dedo, pero eso sí, se van a ver beneficiados por alguna regiduría si es que alcanzan, y si tienen suerte hasta algún diputado o alcalde, además de que quien trabaja como negro, al final no va a obtener ni una plurinominal pero el partido político si la tendrá.    Es decir, trabaja mucho, arma todo, invierte, y si pierdes te damos las gracias, por lo que nos diste, y si ganas, ganamos todos.

Los partidos políticos menos ¨éticos¨, mandan a cada municipio a un presunto representante cercano del líder estatal o a quien se dice representar al líder nacional, y además de lo que mencioné en el párrafo anterior, también piden dinero al seguro candidato para apoyar actos del partido cada mes.   A cada incauto le dicen que es el único con el que se han entrevistado, aunque en realidad se entrevistan con cuatro o cinco personas en cada municipio.  Y a todos les hacen la misma oferta.

En algunos casos, no sólo venden una candidatura, sino candidaturas en paquete, y lo hacen a espaldas de la militancia, beneficiando únicamente a los líderes, y así se venden diputaciones o alcaldías por zona y en paquete.

Otro caso que hemos visto es que el dirigente de un partido político acuerda instalar en tal municipio o distrito como candidato a alguien débil electoralmente hablando.  Es obvio que el candidato, digamos del PAN, va a perder la elección, supongamos que en beneficio del Verde, que postulará por la coalición oficial en ese municipio.  Aunque su candidato pierda el dirigente del PAN va a obtener beneficios, pues ya le ofrecieron obra pública de ese municipio, a cambio de que logre que otro partido se posicione como el ganador de la alcaldía.

Quizá incluso el dirigente del PAN (hipotético por favor) hasta le cobre algún dinero al aspirante a alcalde que ingenuamente piensa que si lo postula el PAN va a ganar. Pero sorpresa que se lleva el día de la elección, resulta que su coordinador de campaña lo sabotea para que quienes vigilarán las casillas no lleguen a sus puestos, y lo hace de la manera más simple posible, al que vive aquí lo manda allá, y al que vive allá lo manda acá.  De tal manera que a todos se les complique moverse, pues si vive en la sierra del Gallego, no hay razón para cuidar casillas en la reserva territorial.  Ojo, es solo un ejemplo.  (Este hecho sucedió realmente hace muchos, muchos años).

A veces, hasta hay acuerdos entre partidos políticos a nivel estatal, digamos que en Córdoba (ejemplo hipotético) el candidato del PRI es muy fuerte y es viable que todo mundo crea que gana bien.  Se hace un acuerdo y un grupo de Morena acuerda que en caso de no salir sus candidatos, lo que va a pasar será que bloqueen a Morena para que gane el candidato del PRI, con quien ya acordaron jugosos contratos durante los tres años que será alcalde.

O tenemos otro ejemplo, también hipotético. Imaginemos que un partido requiere que otro sea fuerte en ciertos lugares y débil en otros.  A cambio le ofrecen una senaduría o una diputación garantizada a su dirigente nacional o estatal.   Así, el dirigente pone candidatos que considera débiles, y cuando alguno comienza a crecer lo sabotea para que no gane, y si aún así crece mucho, entonces lo que hace el dirigente de mmmm  digamos Movimiento Ciudadano, es descuidar las casillas para que PRI y PAN puedan quedarse con sus votos (bueno eso en otros tiempos, hoy sería Morena y algún otro), pero curiosamente el partido en el poder es quien cuida los votos de ese candidato a senador, o en la intermedia, para diputado.

En otros casos, quien compra la candidatura es el que chamaquea.  Ofrece 25 millones para la campaña y termina pintando una barda nada más, pero con eso ya obtuvo la candidatura a regidor primero o a alcalde o diputado, según lo que sus cálculos indiquen y a veces los partidos ya no se pueden echar para atrás si no llegan esos millones, por miedo a la opinión pública.

Mientras los ciudadanos piensan que van a votar, que van a ejercer su derecho y que todo es limpio y transparente, los partidos políticos negocían, ya sea coaccionados por dossier´s delicados que obran en poder del gobierno en turno, o por chantajes de un secretario de gobierno (cómo alguna vez en la historia de Veracruz ha sucedido) sin escrúpulos, o hacen acuerdos que solo benefician a la dirigencia, mientras los candidatos son títeres que juegan un papel en esa obra de teatro que son las elecciones, sin que ni ellos ni los ciudadanos sepan que están jugando ese papel.

Por lo pronto, si te ofrecen ser candidato y tú te la crees, no sueltes ni un peso, aunque compres tu candidatura, hasta que tengas el documento en la mano, y aun así, recuerda que te pueden bajar con el nombramiento en la mano.  Ojo, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia…. ¿o no?

www.josecobian.blogspot.com        elbaldondecobian@gmail.com           @jmcmex   

Web Master