La expresión de los columnistas y colaboraciones, es criterio y responsabilidad personal de quien los firma. Más no el sentir de Tribuna Libre Noticias

sábado, 9 de enero de 2021

El Baldón: ¿Y tú mi bien, que me das?

                                                                          José Miguel Cobián | 09 enero de 2021

 www.tribunalibrenoticias.com

Tribuna Libre.- Toda democracia debe estar basada en pesos y contrapesos.  Por ello, en principio estoy de acuerdo en que una cámara baja dividida es lo mejor que le puede pasar a México en el 2021. Pero, para lograrlo los partidos opositores de la alianza Va Por México, y Movimiento Ciudadano en los escasos lugares donde puede ganar, deben escuchar la letra de la canción que inspira el título de esta colaboración.

Es indudable que hay un sector de la población que está absolutamente en contra de la mayoría de las políticas públicas que ha llevado a cabo el gobierno actual, a ellos los partidos de oposición no necesitan ofrecerles nada, son votos seguros, lo que se conoce como voto duro.

Entendemos también que los distritos en los que la alianza opositora decidió ir en conjunto son distritos en su mayoría que solos ninguno de los tres partidos tendría posibilidades de ganar, así que suman votos y esfuerzos, para ver si el elector los favorece en las urnas.

Enfrentan en 2021 el mismo problema que sufrió la alianza PAN-PRD en 2018.  En aquéllos aciagos días resultaba un problema de conciencia para el elector perredista, votar a favor de un candidato salido de las filas del eterno enemigo, la derecha que llamaban reaccionaria dentro del partido amarillo.   También para el elector panista había un problema de conciencia, para votar por algún candidato emanado del partiducho comunista ese.      Tan fue un problema que la suma de las votaciones de ambos partidos en muchos distritos electorales fue inferior a los resultados históricos separados de cada uno de ellos sumado.

Ahora en la alianza Va por México son tres los partidos, y tuvieron la gracia de manejar una unión que permita a los priístas votar por el PRI, a los panistar por el PAN y a los perredistas por el PRD. Y quizá funcione para diputados federales donde van unidos, pero en el caso de alcaldías la situación es diferente, pues la integración de las planillas será factor.  Entiendo también que cada partido presentará su planilla, así quedarán regidores en función de la representación proporcional que cada partido obtenga, pero aún así, hay un problema mucho más grave.

Sólo habrán pasado tres años desde la última elección. Un sector de la población que votó por Morena en rechazo a la historia de gobierno del PRI o del PAN, tendrá que decidir su voto.  No estoy hablando del voto duro de Morena que ese ni Dios Padre se los quita.   Me refiero al voto razonado de muchos mexicanos.  

Algunos ya decidieron que deben frenar al gobierno y por eso van a votar por el candidato a diputado federal o local que pueda ganar a la coalición de Morena,  esos ya tomaron su decisión. Sin embargo, ni los votos de la coalición de Morena ni los votos de la oposición alcanzan para ganar en la mayoría de los distritos.  Una vez más, elimina las excepciones donde gana PRI, gana PAN, gana PRD, gana Morena o gana Verde.    Esas son excepciones.  La gran mayoría de los distritos serán decididos por los que hoy todavía no están convencidos de a quien otorgar su voto.

La alianza Va por México sufre del mismo pecado que la alianza de Morena: ¡ La soberbia ¡.   Ambos grupos piensan que tienen al elector en la bolsa, ya sea por convencimiento o por capacidad de movilización y compra de votos, por los programas sociales, en unos casos implementados y en otros eliminados, etc.  Ambos grupos se consideran seguros ganadores gracias a sus estrategias, pero y he aquí el problema más grave para el país, ninguno de los dos grupos ofrece algo diferente a lo que ofrecieron en 2018, salvo en un caso, la continuación de las políticas actuales y el otro caso, el freno a las políticas actuales.   Es decir, se está jugando el futuro de México en un referéndum según los partidos políticos, y olvidan los matices que mueven a muchos electores  que hoy por indecisos, podrán convertirse el día de mañana en abstencionistas.

Ninguno de los dos grupos o coaliciones ha decidido hacer un análisis de lo que se ha hecho mal y de lo que se ha hecho bien.  Ninguno de ellos ha intentado ofrecer corregir sus errores del pasado, para beneficiar a México.   Ambos grupos están haciendo política, -la de siempre-, la de escoger a los allegados a quienes tienen puestos de poder e influencia, para incrementar su poder e influencia.   Ambos grupos afirman que harán una democrática selección de candidatos, cuando una persona medianamente informada pude dar los nombres de los candidatos de cada grupo.

Esto significa que México y los electores se han convertido en rehenes de la clase política. Ni la terrible derrota del 2018 de la oposición, ni las muestras de rechazo y la baja de la intención de voto por el partido oficial, han servido para empoderar al elector, para llevar a primer plano sus intereses y sus necesidades.   Los partidos políticos de México hoy continúan siendo los mismos de siempre, esos que se reparten el pastel que representa el presupuesto público, los que se reparten los contratos federales y estatales, los que generan nuevos ricos cada tres y seis años.  Es decir, políticos mexicanos actuando como políticos mexicanos.

Para cualquiera que viva en una democracia desarrollada, resulta poco menos que ridículo observar la cantidad de legisladores federales que buscan la reelección después de tan pobre desempeño. Y más ridículo será observar cuántos de ellos lo logran, en opinión de quien esto escribe serán muchos más de los que el sentido común aceptaría como un número razonable.

Observar a funcionarios saltando de un puesto  público a una candidatura también resulta ridículo. Para no entrar en muchos detalles, el candidato al gobierno de Sonora por el partido oficial es el mismo que fracasó rotundamente al frente de la secretaría de seguridad pública federal. Y aun así, tiene probabilidades de ganar la elección.    El candidato al gobierno de Guerrero del partido oficial es el mismo que cuando fue alcalde de Acapulco vio incrementarse brutalmente el negocio del narcotráfico en su municipio.

A nivel estatal, en los partidos opositores, hoy ya sabemos quiénes serán los candidatos, pues el reparto de cotos de poder resulta obvio para quienes están ya iniciados  en la política estatal.  Es decir, de los dos lados, se reparten cotos de poder, sin importar ni los intereses ni las necesidades de los mexicanos.

Nadie puede afirmar que serán candidatos los mejores hombres y mujeres, los más preparados para el cargo, los que mejor podrán desempeñarse para beneficio de los mexicanos.  Al contrario, podemos desde ahora afirmar que serán en muchos casos personajes incapaces para ocupar una curul, sin la cultura cívica y legal requerida, pero eso sí, muy leales y amigos de algún poderoso que los llevará al triunfo, ya sea con el presupuesto público utilizado para la compra y movilización de votos, o con la manipulación del rechazo de un sector de la población.   Una vez más, política mexicana como siempre.

Y México y los ciudadanos, que sigan esperando un futuro mejor. Hoy como siempre, les va a tocar validar la selección que se hizo a conveniencia de los intereses de otros.

www.josecobian.blogspot.com                elbaldondecobian@gmail.com                @jmcmex 

Web Master