Por 10 pesos, una niña vendía pastillas para que se suicidaran sus compañeras de la secundaria

Ciudad de México. | 04 septiembre de 2017
Tribuna Libre.- La depresión es uno de esos males que, lamentablemente, tendemos a subestimar. Sentirnos tristes o deprimidos por alguna situación en particular tiende a ser minimizado. Acercarnos a alguien para solicitar algún consejo puede ser complicado, pero cuando lo hacemos, logramos sentirnos comprendidos de alguna manera.

En Durango, algo similar pasó a nivel colectivo, cuando varias adolescentes deprimidas por diversas situaciones se acercaron a una de sus compañeras para contarle sus pesares. Con diez pesos, ella prometía hacerles olvidar sus problemas a través de la venta de tabletas de Clonazepam, un fármaco que actúa sobre el sistema central y que posee propiedades ansiolíticas.

Ocho alumnas de la secundaria “ESIMA” en Durango, de entre 13 y 15 años, protagonizaron un intento de suicidio colectivo, de las cuales, tres fueron atendidas de urgencia por consumo de hasta 14 pastillas para quitarse la vida.

La primera en darse cuenta fue la mamá de una de las más afectadas, quien, además, denunció que la directora de la escuela no la dejó regresar a tomar clases, expulsándola definitivamente de la institución. Ella narró cómo fue que su hija le confesó que había tomado 11 pastillas de dicho medicamento.

«Le pregunté qué le pasaba y me dijo que había tomado once tabletas de Clonazepam», describió Violeta, madre de una de las alumnas. «Las pastillas se las vendió una de sus amigas por diez pesos cada una».

Tres de las ocho alumnas fueron atendidas de urgencia en el hospital Materno-Infantil de la ciudad de Durango, aunque el doctor Pedro Sánchez, encargado del área de Paidopsiquiatría, indicó que él sólo atendió a dos de los tres casos que se atendieron en el nosocomio.

Los casos por los que las adolescentes se vieron orilladas a intentar quitarse la vida fueron por depresión. Una de ellas recientemente había perdido a uno de sus familiares más cercanos, mientras que la otra joven presentaba antecedentes de intento de suicidio a causa de la depresión.

«La niña que estaba en proceso de duelo, tomó cuatro pastillas, al revisarla se encontró que no hay ideas de muerte, pero sí un cuadro de depresión», alertó Sánchez. «Sobre el segundo caso, la adolescente traía síntomas de intoxicación. Tomó 14 tabletas y después dos más».

La salud de las menores se encuentra estable, aunque en el aspecto psicológico serán supervisadas minuciosamente pues presentan un cuadro grave de depresión. Se supo que la adolescente que les vendía el Clonazepam a estas alumnas consumía activamente drogas como cocaína y marihuana.

Comparte ésta noticia:
 
Copyright © 2011. Tribuna Libre Noticias - All Rights Reserved
Con el libre derecho de hablar con apego a derecho | Periodismo: Objetivo, Plural, Investigación, Critica, Polí­tica...
Webmaster
Página Web Diseñada por: Lachito.com